Animales

10 razones mas frecuentes del por que los perros ladran

Pin
Send
Share
Send
Send


Para evitar que nuestro perro se convierta en ladrador empedernido o para eliminar los ladridos excesivos de un perro ladrador, primero debemos comprender por qué ladran los perros. Los canes pueden ladrar por un sinfín de razones, algunas externas, como por ejemplo estímulos que desencadenan conductas territoriales, y otras internas, como el miedo, la frustración o el aburrimiento. En cualquier caso, dejar que el perro siga ladrando sin prestar atención al motivo que le lleva a hacerlo siempre resulta un error grave.

Aquellos canes que no cesan de ladrar cuando se encuentran solos en el hogar, cuando quieren conseguir algo o tienen algún problema de salud, requieren que prestemos atención al cambio en su conducta para poner una solución cuanto antes y ofrecerle la mejor calidad de vida posible. Sigue leyendo y descubre de la mano de ExpertoAnimal los principales motivos que explican por qué los perros ladran.

Al parecer el ladrido sirve a los perros, entre otras cosas, para liberar el estrés. Aunque es muy difícil determinar cuándo un perro se convierte en ladrador por estrés, es frecuente encontrar perros ladradores en situaciones que, sin duda alguna, son muy estresantes para ellos.

Perros que son sometidos a condiciones extremas de adiestramiento o condiciones duras de vida, pueden desarrollar el hábito de ladrar. Los perros que pasan mucho tiempo aislados pueden ladrar por el estrés causado por la soledad, así como por aburrimiento y frustración.

Algunos perros se entusiasman tanto con ciertas cosas que no pueden evitar ladrar. Este entusiasmo es una forma de estrés que podemos enseñar a canalizar fomentando la tranquilidad y relajación.

Por otro lado, este tipo de ladridos también se ve en algunos perros cuando juegan o cuando realizan alguna actividad que los estimula en exceso. Muchos perros de agility y freestyle canino ladran durante toda la prueba y durante los entrenamientos, simplemente porque están muy estimulados. En dichas actividades este comportamiento no supone un problema, sin embargo, en otros deportes como el schutzhund realizar una rutina de obediencia ladrando es una práctica penalizada.

Muchos perros ladran por aburrimiento. Sencillamente no tienen nada más que hacer y no son perros destructores, así que ladran o aúllan. Estos son canes que suelen pasar mucho tiempo solos, sin ningún tipo de juguetes ni compañía. Así mismo, los ladradores pueden ser perros que pasan casi toda su vida aislados en un jardín o un patio, o perros que se quedan solos todo el día mientras sus propietarios salen a trabajar.

Generalmente, esta situación es muy difícil de solucionar porque los propietarios no están presentes cuando el perro ladra, y porque la conducta de ladrar suele reforzarse positivamente a sí misma. Además, la conducta puede empeorar si muchos perros del vecindario se encuentran en condiciones similares y los ladridos se "contagian" entre ellos. Para intentar solucionarlo, lo más recomendable es dejar al animal juguetes como el kong, que le proporcionen entretenimiento mientras el propietario se encuentra fuera del hogar. Del mismo modo, procurar dedicar un poco más de tiempo al can y evitar que pase tanto tiempo solo siempre es aconsejable. Cabe destacar que el aburrimiento por pasar largas horas solo en casa puede desencadenar en ansiedad si no se establece la solución adecuada.

Muchos perros ladran porque quieren algo que no pueden conseguir y el ladrido es la respuesta a su frustración. Un claro ejemplo de ello es el juego con luces tipo láser. Si acostumbras a usar una luz láser para hacer que tu can la persiga e intente atraparla, y observas que empieza a ladrar cuando no consigue alcanzarla, deja de practicar este "juego". El hecho de no lograr atrapar a su objetivo (luz láser) provoca en él una enorme frustración que desencadena en una serie de ladridos.

Por otra parte, la frustración también es una causa frecuente de ladrido en perros que se quedan solos por mucho tiempo y en un espacio reducido, ya que no tienen ninguna manera de controlar su ambiente ni de sentirse libres. En otras palabras, los perros que ladran por frustración lo hacen porque sin la presencia de sus propietarios, son completamente vulnerables e incapaces dentro del hogar.

Estímulos externos que no percibimos

Muchas veces los perros ladran porque se dan cuenta de cosas que nosotros no percibimos, o que pasamos por alto. Animales que el perro ve a través de la ventana, como gatos o ardillas, personas que pasan caminando por el otro lado de la puerta, objetos que se mueven con el viento creando imágenes extrañas y otras cosas más pueden ser los desencadenantes del ladrido de los perros. Algunas veces son estímulos fáciles de detectar, pero otras no somos capaces de darnos cuenta de ellos. Lo mismo ocurre cuando nuestro perro empieza a ladrar sin parar cuando lo sacamos a pasear, es probable que algo que hemos pasado por alto haya captado su atención.

Las mudanzas de domicilio y los cambios importantes que ocurren dentro de la casa también pueden desencadenar los ladridos de un perro. Particularmente importantes pueden ser las ausencias de otras personas o mascotas que antes vivían en el hogar, ya sean por muerte o por traslado.

Adiestramiento inconsciente

Una de las razones más comunes por las que ladran los perros es el adiestramiento inconsciente. Muchos propietarios de perros les enseñan a sus perros a ladrar, sin darse cuenta de lo que están haciendo. Así, muchos canes acuden a esta práctica para demandar comida, pedir que les abran la puerta de la calle, conseguir atención, etc.

Cada vez que el perro ladre porque su bol de agua se ha quedado vacío, por ejemplo, y no nos hemos dado cuenta de ello, debemos esperar a que deje de hacerlo para llenarlo. De lo contrario, el can interpreta que cada vez que ladre nosotros responderemos a su demanda. De esta forma, premiamos su conducta en lugar de corregirla.

Por herencia

La genética también juega un papel importante en el grado de ladrador que tenga un perro. Si bien la influencia del ambiente puede modificar esta conducta en cierto grado, algunos canes tienen una necesidad mayor de ladrar. De hecho, existen razas que son más ladradoras que otras, y eso se debe a que la conducta de ladrar ha sido fijada por selección en ciertas razas. Por ejemplo, los perros de caza que siguen rastros, tipo sabueso, suelen ser muy ladradores, mientras que los molosoides suelen ser poco ladradores.

Es prácticamente imposible eliminar una conducta que tiene un fuerte componente genético sin afectar otros aspectos del comportamiento del animal. Por tanto, si tienes un perro de raza ladradora, lo mejor que puedes hacer es canalizar esa conducta a situaciones apropiadas. Si intentas eliminarla es muy probable que fracases pero si triunfas, es más que seguro que causarás algún nuevo problema de comportamiento en tu perro.

Problemas de salud

En algunos casos los perros ladran porque tienen algún problema de salud. Por ejemplo, los perros ancianos pueden tener disminuida su visión o su audición, hecho que les lleva a sorprenderse con mayor facilidad y a ladrar como reacción ante el susto. Por ello, siempre es recomendable acudir al veterinario si vemos que nuestro can de edad avanzada ladra con más frecuencia para que lo examine, determine si su salud se está viendo afectada y nos explique por qué el perro ladra tanto.

Cómo evito que mi perro ladre

Ahora que conoces las razones más comunes que dan respuesta a la pregunta por qué ladran los perros, te animamos a consultar nuestro artículo en el que detallamos cómo evitar que un perro ladre, siempre a través del refuerzo positivo, fomentando la tranquilidad y dedicando tiempo a nuestro peludo compañero.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué ladran los perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

¿Cuáles son las razones por la que los perros ladran?

1. Estrés
Al parecer el ladrido sirve a los perros, entre otras cosas, para liberar el estrés o el agobio acumulado debido a alguna circunstancia: entusiasmo, frustración, soledad, aburrimiento, etcétera. Además, suele ser muy difícil descubrir cuándo un perro se convierte en ladrador por estrés, es muy habitual encontrar perros ladradores en situaciones que sin duda alguna son muy estresantes para ellos.
Aquellos perros que son expuestos a condiciones extremas de adiestramiento o condiciones duras de vida, pueden desarrollar el hábito de ladrar. Como también los perros que pasan mucho tiempo apartados pueden ladrar por el estrés causado por la soledad, así como por aburrimiento y frustración.
Nunca debemos olvidar que los perros son animales de manada y por lo tanto no manejan tan bien como el gato la soledad.

2. Entusiasmo
La mayoría de los caninos se entusiasman tanto con ciertas cosas que se les hace imposible no ladrar. Este entusiasmo es una forma de estrés, pero que puede ser utilizado para enseñarle nuevas sosas al perro.
Este tipo de ladrido se ven en algunos perros cuando juegan o cuando están realizando alguna actividad que los estimula en exceso.

3. Aburrimiento
En muchas ocasiones los perros ladran por aburrimiento. Simplemente porque no tienen nada más que hacer y no son perros destructores, y por tal razón ladran o algunas veces aúllan. Estos son perros que suelen pasar mucho tiempo solos, sin ningún tipo de compañía ni juguetes.
En algunos casos, los perros ladradores pueden ser perros que pasan la mayoría de su vida aislados en un jardín o en un patio, o perros que se quedan solos todo el día mientras sus dueños salen a trabajar.
Generalmente esta situación es algo complicado de solucionar ya que los propietarios no están presentes cuando el perro ladra, y porque la conducta de ladrar suele reforzarse positivamente a sí misma. Además de eso, este comportamiento puede empeorar porque muchas veces los perros del vecindario se encuentran en circunstancias similares y los ladridos se contagian entre ellos.
Es tu responsabilidad pasar tiempo con tu perro, atenderlo, hacer actividades con él que le brinden estimulación y agrado, cuidarlo, alimentarlo bien y pasearlo diariamente. Aparte de ejercitarlo, tienes que activar su mente. El perro aburrido necesita aliviar esa frustración de alguna manera y por ello recurren casi siempre a los ladridos. No permitas de ninguna manera que tu perro se aburra y termine agobiado.

4. Frustración
En diversas ocasiones los perros ladran porque quieren algo que no pueden conseguir y el ladrido suele ser la respuesta a esa frustración. Además, también es una causa muy frecuente debido a que los perros que se quedan solos durante mucho tiempo no tienen ninguna forma de controlar su ambiente y eso les causa frustración.
Dicho en otras palabras, los caninos que ladran por frustración lo hacen porque sin la presencia de sus amos, son completamente vulnerables e incapaces dentro de la casa.

5. Falta de ejercicio
Un perro que no hace ejercicios tiene energía de sobra y ocasiona cierta discordia a donde quiera vaya, ya que salta, ladra y lleva una excitación que ni su propio dueño puede controlar. Cuando esto sucede, el perro necesita soltar esa energía, disfrutando de largas caminatas, deportes y algunos entrenamientos para perros lo ayudarán a que mejore este comportamiento. Si tienes un perro mediano o grande, llévalo a correr por lo menos 20 minutos. Si trabajas todo el día necesitarás sacarlo antes de irte a trabajar y acordar con alguien para que lo visite y lo saque también. La vida de tu perro será mucho más agradable si está ejercitado y obviamente la tuya también.

6. Alerta y advertencia
Como se ha señalado anteriormente, el perro también puede ladrar como señal de alerta cuando algo se encuentra nuevo en el entorno: un extraño, un perro, un sonido inesperado. Pero también puede optar por ladrar como señal de advertencia. Por ejemplo: tu perro ve a otro y no quiere que este se le acerque, inmediatamente ladra para comunicarle que no debe tomar un paso más. Este tipo de ladrido puede preceder a un ataque. Es recomendable socializar al perro desde temprana edad para así evitar síntomas de agresividad.

7. Adiestramiento inconsciente
Una de las razones más frecuentes por la que los perros ladran es por el adiestramiento inconsciente. Como su propio nombre lo indica, estamos reforzando sin darnos cuenta conductas indeseadas en nuestro perro. Muchos dueños de perros les enseñan a sus caninos a ladrar, sin darse cuenta de lo que están ocasionando. Así, muchos perros se convierten en máquinas de ladrar que ladran para recibir comida, para que se les abra la puerta de la calle, para conseguir atención, entre otras cosas más.
Un caso muy particular de este adiestramiento inconsciente es el perro que ladra en el jardín porque se encuentra solo (ya sea que ladre por frustración, aburrimiento o estrés). Seguidamente, el dueño sale a retar a su perro, pero el perro lo que recibe es compañía (qué importa que la compañía venga con algunos gritos). Como consecuencia, el propietario está entrenando inconscientemente a su perro para ladrar en el jardín.
Otro ejemplo, cuando abrimos la puerta de nuestra casa el perro se encuentra ladrando porque hemos llegado, y encima a veces le acariciamos. El perro aprende que cuando ladra abrimos la puerta y llegamos, por lo tanto esa conducta cada vez ira a más.

8. Genética
La genética juega un papel muy importante en qué tan ladrador es un perro. La influencia del ambiente puede transformar esta conducta en cierto grado, algunos caninos tienen una necesidad mayor de ladrar. Existen razas que son mas ladradoras que otras como lo son los Beagles, Bassets, Bloodhounds, entre otros, y esto se debe a que el comportamiento de ladrar ha sido fijada por selección en ciertas razas.
Por ejemplo, los perros de caza que siguen huellas, tipo investigador, suelen ser muy ladradores, mientras que los molosoides suelen ser poco ladradores.
Es prácticamente imposible eliminar este comportamiento ya que tiene un fuerte componente genético sin afectar otros aspectos de la conducta del animal. Por ello, antes de decidir integrar a un perro en tu familia, debería tener en cuenta cuáles son sus necesidades y particularidades de la raza con el tipo de perro que queremos.

9. Problemas de salud
En ciertos casos los perros ladran porque tienen algún problema de salud. Por ejemplo, los perros viejos pueden tener disminuida su visión o su audición, esto hace que sean sorprendidos habitualmente por otros perros y por las personas, y obviamente su reacción puede incluir ladridos. Otro ejemplo, los perros ciegos o sordos suelen ladrar mucho más que otros a modo de defensa al no oír o ver.
Es importante revisar al perro ladrador con un veterinario para así descartar cualquier problema de salud que pudiera causar los ladridos.

10. Posesividad o timidez
Otros perros ladran ya que el estímulo exterior los altera. Ser ubicado en una acera ocupado, debajo de una escalera, en un campo de juegos o en cualquier otra área de alta actividad humana provocará que los perros ladren para proteger su territorio o por miedo a los extraños.
Nunca dejes a tu perro en una zona donde él puede ser molestado por niños que pasan, ya que este tormento causa la agresión elevada en perros y puede tener como resultado un ataque o mordedura.

NOTA: Tenemos que aprender a escuchar los ladridos de nuestro perro ya que a través de ello podemos intentar interpretar lo que significan y actuar en consecuencia. Es importante comprender las razones por los cuales ladra y, si es necesario, eliminar o tratar dicha conducta.

También puedes leer sobre: ¿Por qué los perros aúllan?

Video: Motivos por los que ladra tu perro (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send