Animales

Cómo saber si mi gato es alérgico?

Pin
Send
Share
Send
Send


El modo más sencillo y visible de detectar una alergia es por el rascado constante del animal.

La alergia a los gatos es bastante común en las personas, pero ¿sabías que los gatos también pueden tener alergias?. Esta patología, que puede deberse a varias causas, no sólo se da en primavera, sino que las alergias en los felinos perduran durante todo el año. Además, no existe una solución definitiva, es decir, que lamentablemente, el gato alérgico lo será durante toda su vida.

Los felinos, como los humanos, pueden tener alergia a muchas cosas distintas. Algunas de las causas pueden ser: Determinados alimentos, productos químicos como antipulgas, picadura o saliva de pulga, polen u otros alérgenos ambientales, productos de limpieza, hongos, determinadas plantas o al humo del tabaco.

Una de las alergias más comunes en los gatos es la causada por la saliva de las pulgas.

Al igual que existen muchos tipos de alergias, existen muchos síntomas. El más común y visible de detectar es el rascado constante, que a veces se acentúa con el calor y el estrés. También pueden verse rojeces en la piel. Otros síntomas que pueden ser: Tos, estornudos, secreción nasal y ocular, infecciones cutáneas, vómitos y diarreas. Cabe recordar que si observas alguno de estos síntomas o más de uno, debes llevar a tu gatito al veterinario para realizarle pruebas y ofrecerle un tratamiento.

Cómo tratar las alergias en los gatos

No existe ninguna medicación que cure las alergias en los gatos. La única solución para mimbar la alergia del felino será administrar el antialérgico adecuado según el diagnóstico y retirar el objeto causante de la alergia. Algunos de los pasos a seguir respecto al tratamiento y la solución de algunas alergias son en cada caso:

- Si la alergia proviene de la alimentación: El veterinario le inyectará antihistamínicos que le rebajen los síntomas y nos recomendará que le demos una comida especial hipoalergénica.

- Si la alergia es a la saliva de las pulgas: El veterinario le dará la medicación necesaria para aliviar la alergia. Nos recomendará eliminar todas las pulgas tanto del gato como de su entorno y darle baños con jabón especial para calmar los picores y ayudar a recuperar la salud de su piel.

- Si la alergia es a los materiales plásticos con los que se confeccionan los comederos y bebederos: Deberemos retirar estos recipientes y proporcionar unos de acero inoxidable, vidrio o porcelana que no provoquen reacciones alérgicas en nuestro felino.

¿Qué tipo de alergias existen en los gatos?

Cuando los gatos comen alimentos que les causan alergias suelen presentar problemas gastrointestinales como diarrea o vómitos. Esta situación puede aparecer en los felinos a cualquier edad. Existen algunas sustancias que suelen ser sensibles para ellos. Algunas de estas sustancias pueden ser el polvo de polen, moho, productos para de limpieza, medicamentos, humo del cigarrillo o el plástico entre muchos otros. Los síntomas pueden ser estacionales o no estacionales y a menudo comienzan en gatos jóvenes, empeorando con la edad.

La dermatitis alérgica por pulgas también es muy común en los gatos. Existen 15 alérgenos distintos en la saliva de ese tipo de insectos que puede causar una reacción en los felinos. Solo una mordedura es suficiente para desencadenar ese tipo de reacciones.

Si crees que tu gato es alérgico, debes llevarlo con su veterinario. Tras realizarle un examen, el profesional determinará el origen de la reacción alérgica. Muchos animales diagnosticados con una alergia alimentaria requerirán comidas caseras, pero esto debe hacerse en conjunto con un especialista, ya que requiere una proteína especial y el equilibrio de los alimentos debe ser cuidadoso.

La mejor manera de tratar las alergias es eliminar los alérgenos ofensivos del entorno. En ese sentido es importante evitar el contacto con los productos químicos y con algunas plantas que pueden ser tóxicas.

La dermatitis por contacto es otra forma de alergia. Es causada por la exposición a un material al que el animal se ha vuelto hipersensible o alérgico. Surge algunas horas después del contacto con el material responsable. Las plantas, lana o los medicamentos pueden ser algunos de los causantes.

Los síntomas pueden ser picazón en áreas donde no hay mucha piel. Las zonas típicas pueden ser el mentón, las orejas, los dedos de los pies, en el ano y bajo el vientre. Por lo general, se presenta enrojecimiento, espinillas y ampollas.

Las alergias a los alimentos representan el 57% de las causas de picazón en los gatos. Pueden aparecer a partir de los cinco meses. Aunque la gran mayoría de los casos ocurren entre los 2 y 6 años.

Debe hacerse una distinción entre alergias e intolerancia alimentaria. Las segundas pueden causar diarrea o vómitos. Afortunadamente, pueden ser eliminadas con una dieta libre de agentes ofensivos.

Varios estudios han demostrado que existen algunos ingredientes que son más propensos a causar alergias a los alimentos. En los gatos, los más comunes son la carne de vaca, cordero, mariscos, maíz, soja, productos lácteos y gluten de trigo. El síntoma principal es la picazón en la piel y también puede incluir pérdida del cabello y rascarse en exceso.

Por otro lado, la sensibilidad a los contaminantes del medio ambiente, el polen y el estrés pueden causar ataques de asma en los gatos. Para el alivio a corto plazo, un veterinario puede prescribir medicamentos que le abrirán los conductos respiratorios. Para el tratamiento a largo plazo, sin embargo, se pueden utilizar corticosteroides.

En relación a los tratamientos el veterinario puede prescribir cortisona o esteroides para ayudar a controlar la alergia al polen. Los antihistamínicos como Benadryl se pueden utilizar, pero funcionan mejor como forma preventiva.

En caso de picazón en la piel se pueden emplear suplementos de ácidos grasos y algún champú que puede ayudar a prevenir la infección de la piel.

La alergia felina a la picadura de pulga

Los felinos son muy independientes, pero al igual que cualquier otro animal que decidamos adoptar, requieren de múltiples cuidados pues son susceptibles a sufrir múltiples enfermedades, entre ellas, la alergia en gatos.

La alergia es una alteración del sistema inmune que se pone en marcha ante un alérgeno (sustancia que el organismo reconoce como alérgica), provocando una reacción exagerada que generalmente se manifiesta a través de la liberación de niveles muy altos de histamina (sustancia inflamatoria).

Un gato alérgico a las picaduras de pulga posee un sistema inmune que se altera ante la succión de sangre provocada por una pulga (concretamente el alérgeno es la saliva de la pulga), poniendo en marcha un complejo mecanismo tan fisiológico como patológico.

¿Cómo se manifiesta la alergia a la picadura de pulgas en gatos?

Los gatos afectados por este tipo de alergia, también conocida como dermatitis alérgica a la picadura de pulga, empezarán a experimentar síntomas a partir del momento en el que se produce el picotazo. Los síntomas principales de esta reacción alérgica son los siguientes:

  • Lamido excesivo
  • Alopecia causada por lamido excesivo
  • Piel con costras
  • Zonas de descamación
  • Intenso picor

La alopecia suele aparecer cuando la reacción alérgica se ha dado varias veces. Si observas que tu gato manifiesta estos síntomas cuando presenta pulgas en su cuerpo no debes tardar en acudir al veterinario.

Diagnóstico y tratamiento de la alergia felina a la picadura de pulga

El diagnóstico de la dermatitis alérgica a la picadura de pulgas se realizará principalmente a través de la historia clínica y la exploración física de los síntomas y signos que se presenten. Es posible que el veterinario decida hacer un análisis de sangre para confirmar el diagnóstico, ya que los gatos afectados presentarán un número anormalmente grande de eosinófilos, un tipo de glóbulos blancos o células de defensa.

La base del tratamiento consistirá en eliminar las pulgas de los gatos para reducir así las reacciones alérgicas, no obstante, también se implementará un tratamiento tópico con fármacos corticoides y/o antihistamínicos, destinados a reducir los síntomas asociados a la reacción alérgica.

La terapia inmunomoduladora carece de eficacia en los gatos, por lo tanto, el tratamiento se centra en aliviar el prurito y prevenir el contacto con el alérgeno.

Es importante que elimines las pulgas del hogar

Si se realiza una exhaustiva desparasitación del gato pero no se le presta atención a las pulgas que hayan podido quedar en el entorno de nuestra mascota, la infestación y la consecuente reacción alérgica no tardarán en producirse de nuevo.

Para eliminar cualquier pulga de tu hogar te recomendamos lo siguiente:

  • Realiza una limpieza exhaustiva de todo el hogar, cuidando que los productos que emplees no lleguen a ser tóxicos para tu gato en las dosis recomendadas
  • Si tienes aspiradora, esta es la mejor forma de limpiar la casa, ya que no sólo logrará eliminar las pulgas sino que succionará todos los huevos
  • Limpia todos los accesorios de tu gato, incluyendo también todos sus juguetes
  • Si tu gato dispone de una camita lávala utilizando un programa que emplee agua caliente
  • Para prevenir de nuevo la presencia de pulgas en tu hogar nada mejor que tener algunas plantas de lavanda, cuyo olor actúa como repelente

La limpieza del hogar es tan importante como la desparasitación del gato, por lo tanto, debe entenderse como una fase más del tratamiento de la alergia felina a la picadura de pulgas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alergia a la picadura de pulgas en gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Desparasitación.

Las pulgas, los parásitos más frecuentes del gato

Y la más frecuente de todas es la denominada pulga del gato, de nombre científico, Ctenocephalides felis, es la más abundante (esta especie de pulga es, curiosamente, uno de los parásitos más frecuentes también del perro).

"La pulga del perro y del gato son muy parecidas pero es la pulga del gato la más abundante. Ambas pueden parasitar a gatos, perros y personas"

Una pulga es implacable cuando busca un animal para alimentarse, es fuerte y ágil y puede dar miles de saltos de unos 30 cm de distancia cada uno de ellos para encontrar su hospedador. La distancia que puede recorrer es sorprendente.

Lo más normal es que un gato se infeste con las pulgas que hay en el ambiente, en su entorno, aunque se ha descubierto que la pulga del gato tiene una gran capacidad para transmitirse entre nuestros compañeros felinos, aprovechando el comportamiento social entre gatos que viven en el vecindario.

Además, son las pulgas hembras inmaduras las más propensas a cambiar de hospedador, seguramente buscando formar una nueva descendencia.

Cuál es el ciclo de vida de la pulga

Cuando la pulga hembra consigue alcanzar un gato comienza picar casi inmediatamente, alimentándose de su sangre y en uno o dos días ya es capaz de poner huevos sobre su piel.

Puede poner hasta 50 huevos al día, que irán cayendo continuamente al suelo.

Podríamos decir que el gato colabora involuntariamente a la difusión de las pulgas por toda la casa y por los lugares por donde deambula.

Solo se necesitan entre uno y diez días para que los huevos eclosionen y salgan las minúsculas larvas de 1-2 mm.

Las larvas se desplazan hasta encontrar un lugar protegido de la luz: alfombras, moquetas, las grietas en los suelos de madera, bajo los muebles… estos son sus lugares preferidos.

Se alimentan principalmente de las heces de las pulgas adultas hasta que evolucionan y forman un capullo dentro del cual se transformarán. En el plazo de tres a cinco semanas llegarán a ser pulgas adultas y buscarán otro hospedador para alimentarse y proseguir su ciclo.

Cómo distinguir los excrementos de pulga

Muchas veces es más fácil encontrar excrementos de pulga que pulgas, tanto sobre el animal como en las alfombras o moquetas.

Peina a tu gato y observa si caen o se pegan al peine unas motitas o granitos oscuros. Para saber si esos “granitos” son heces de pulgas colócalos sobre una toallita húmeda. Si son excrementos de pulga se desharán tiñendo de rojo la toallita debido a la sangre que contienen (recuerda que estos excrementos son sangre digerida y sirven también de alimento a las larvas)

Cómo saber si hay pulgas en casa

Ten en cuenta que por cada pulga adulta que descubras hay casi 100 pulgas en otras fases de desarrollo, en forma de huevos, larvas o pupas (en fase de capullo), así que no menosprecies el hallazgo de una pulga, porque habrá toda una población esperando desarrollarse oculta en las alfombras, en las cubiertas de la cama o en el sofá, para parasitar a tu gato, y si tienen ocasión, a los miembros de tu familia.

No obstante, la recomendación es que no esperes a descubrir los signos de presencia de pulgas en tu gato. Es mejor prevenir su presencia antes de sufrir sus molestas consecuencias.

Ya sabes que la mayoría de las pulgas no están sobre tu gato, sino en tu casa. Por lo tanto para combatir a las pulgas elige un producto que esté especialmente indicado para gatos y que actúe tanto sobre las mascotas como sobre el hogar, eliminando las formas inmaduras que suponen el 95 % de la población de pulgas y son la fuente de futuras infestaciones.

Pin
Send
Share
Send
Send