Animales

Chihuahua: alimentación, salud, higiene y consejos para cuidar a este perro

Pin
Send
Share
Send
Send


Parece que fue ayer cuando ibas a buscar a un cachorro que te llenaría de alegría y ahora tu pequeño Chihuahua es ya mayor. Es una pena que el tiempo pase más ráp >

Acondicionara tu Chihuahua. A medida que tu Chihuahua envejece será menos tolerante al frío. Coloca su cama en un lugar cálido al lado de la salida de la calefacción o coloca una almohadilla caliente hecha especialmente para perros en su cama para que tenga un lugar cálido para relajarse. El calor también será reconfortante para el dolor en las articulaciones si tu Chihuahua tiene artritis. Ponle un suéter para ayudarle a mantener el calor de su cuerpo cuando está deambulando por la casa. Coloca rampas o banquetas al lado del sofá o de la cama para que tu Chihuahua pueda subir y bajar sobre todo si no estás cerca.

Mantenerlo activo. Mantén a tu Chihuahua mayor activo mental y físicamente. Si no tiene artritis u otros problemas, sigue llevándolo a sus paseos diarios y a jugar sus juegos favoritos. Llévalo a los lugares acostumbrados como viajes a la tienda de comestibles o a visitar a familiares. Experimentar diferentes olores, sonidos y lugares de interés estimulará a tu Chihuahua mentalmente además de darle ejercicio. Visitar amigos que tengan un perro le ayudará a tu macota adulta a mantener activo su estado de ánimo. Puedes considerar la obtención de una nueva mascota que le haga compañía. En ocasiones un cachorro de la propia raza preferentemente animará a un Chihuahua mayor.

Nutrición. Como un Chihuahuas mayor anda despacio, no necesitará la misma cantidad de calorías que cuando eran más jóven. No ajustar la dieta podría provocarle un aumento de peso y problemas en las articulaciones y el corazón. Debes estar alerta por si pierde o aumenta de peso. Un Chihuahua mayor puede no ser capaz de absorber los nutrientes como lo hace un perro más joven y podría empezar a perder peso, incluso si está comiendo como de costumbre. Los alimentos que se formulan para perros mayores suelen contrarrestar este problema mediante el uso de ingredientes de mejor calidad en concentraciones más elevadas y en formas que son digeridas más fácilmente. No te sorprendas si tu Chihuaha no se come la nueva comida rápidamente, a medida que envejece el sentido del gusto disminuirá un poco, pero puedes motivarlo incluyendo un poco de caldo bajo en sodio en el nuevo alimento o mezclándole los alimentos enlatados con alimentos granulados.

Aumentar las visitas al veterinario. Mantente en contacto con el veterinario. Tu Chihuahua tendrá que visitarlo al menos dos veces al año si tiene una buena salud, pero necesitará de visitas más frecuentes si desarrolla diabetes, alguna enfermedad del corazón u otra relacionada con la edad. El veterinario probablemente reducirá o eliminará las vacunas menos la de la rabia y las visitas regulares permitirán que este pueda monitorearlo continuamente. En casa puedes vigilar a tu mascota y tomar nota de cualquier cambio en el comportamiento o el físico. Comenta cualquier preocupación, por pequeña que sea, al veterinario. Es mejor estar demasiado preocupado en lugar de esperar hasta que el problema de salud de tu Chihuahua envejec >

Todo lo que deberías saber sobre el Chihuahueño

Alegre hasta la saciedad, este perrito que también recibe el nombre de chihuahueño, es expresivo y muy, muy cariñoso. Conocido por el gran apego y cariño que desarrolla hacia su dueño, es intrépido e inteligente y se convertirá en el centro de atención de la casa en muy poco tiempo.

En otro de nuestros artículos, apuntábamos que esta era considerada como la raza de perros más pequeña que existe, sus ejemplares son además de lo más longevos, llegando a vivir unos 15 o18 años en muchos casos. Su pequeño tamaño en ningún caso es sinónimo de debilidad, aunque como es lógico, los hace proclives a tener un poco de más cuidado con ellos del que tendrías con perros más grandes, por ejemplo en lo que a evitar caídas se refiere.

Estas adorables mascotas deben su nombre a que fueron halladas en la región de Chihuahua. Si bien no tenemos demasiado claros ciertos aspectos sobre la historia de esta raza, hay muchos indicios que colocan al chihuahueño como descendiente de un perro cuyo nombre era “techichi” y servía de compañía a los toltecas.

A partir de ahí, puede afirmarse que techichi entra en la historia ya en el siglo IX, si bien hay historiadores que cuentan que en la tribu Maya había una mascota de compañía cuyos parecidos rasgos apuntan a que pudiera ser esta misma raza.

Profundizando un poco más en su historia, existen imágenes que se tomaron en Chichen Itzá y que se remontan a 1530. Incluso algunos años antes se descubrieron juguetes artesanales en torno a Mesopotamia, muy parecidos a la figura del chihuahua.

Ahora bien, si hay un dato que acentúa la versión que vincula a este pequeñín con Méjico, es el de que puede afirmarse que un antecesor directo del mismo se encontró en Casa Grande y que estudios científicos evidenciaron que los restos contaban con una antigüedad que rondaba los 1100 años.

Tipos de chihuahua

Básicamente, existen dos tipos de perros chihuahua, diferenciados por su tamaño y por ciertos aspectos físicos como son:

  • Chihuahua cabeza de manzana. Variedad más común cuya cabeza tal, como su propio nombre indica, tiene aspecto amanzanado, lo que le confiere un aspecto tierno y dulce. Cuenta con dos orejas separadas y grandes, que suele tener en posición recta. Pese a que su cabeza es grande y sus ojos saltones, su cuerpo es fino y pequeño, al final del cual asoma una cola pequeña que gira sobre el dorso.
  • Chihuahua cabeza de venado. De tamaño un poco más grande, la forma de su cabeza resulta bastante más alargada y similar en ocasiones a la de un pequeño ciervo, de ahí su nombre. Un poco más altos y estilizados, no por ello pierden un ápice de la delicadeza y del encanto que de ellos enamora.

Los hay con dos tipos de pelaje: pelo corto y pelo largo.

Los de pelaje largo se caracterizan por tener un pelo liso y muy suave al tacto, sin gran tendencia a desprenderse del mismo. Suelen ser los favoritos de los seguidores de esta raza por cuanto su pelaje es llamativo y les añade un plus de belleza.

Los de pelaje corto apenas parecen tener pelo, aunque lo cierto es que están dotados de una fina y suave capa de pelo liso.

En cuanto a sus colores, existe una amplia gama, que va del blanco al negro, pasando por el crema, el chocolate y el café e incluso los hay de tres colores, predominando en ellos las líneas y los moteados.

En cuanto a sus rasgos faciales podemos destacar de ellos su trufa un poco corta y algo respingada, que puede ser de cualquier color. Su hocico es corto y de perfil mantiene una recta línea. En su base es más ancho y termina afilándose hacia la punta. Sus labios son apretados y limpios y sus mejillas no demasiado desarrolladas. En cuanto a su mordida es nivelada o de tijera. Sus ojos son tremendamente expresivos, redondos, grandes y muy oscuros.

En lo relativo a la cola, el porte es un rasgo destacable en esta raza, estando en movimiento arqueada, elevada o en semicírculo y con la punta dirigida en dirección al lomo, balanceando el cuerpo. En la variedad de pelo largo se encuentra cubierta con pelo formando como plumas y en reposo cuelga a modo de gancho ligero.

Su extremada inteligencia

Sus elevadas facultades cognitivas es posible que pasen desapercibidas para aquellos que, de una manera errónea, tienden a asociar inteligencia con tamaño de la mascota. Les encanta observar su entorno e ir aprendiendo sobre él, por lo que tu comportamiento no tiene secretos para ellos. Por este motivo es muy importante el adiestramiento en obediencia desde cachorros para evitar posibles futuros problemas de conducta.

Su valentía y su permanente estado de alerta

Pillar a un chihuahua “fuera de juego” no resulta nada fácil pues se encuentra en un estado de alerta permanente, preparado para una rápida reacción a la menor demostración de un movimiento o estímulo.

De la misma forma llama la atención su gran valentía que les lleva a menudo a enfrentarse a perros de un tamaño muchísimo mayor sin presentar ningún síntoma de temor. En este sentido vuelve a cobrar un papel importante el adiestramiento para evitar que se conviertan en perritos que no sepan convivir en armonía con otras mascotas.

De lo que no cabe ninguna duda es de que se trata de un perro de compañía que también es magnífico para la vigilancia, dado su gran sentido del olfato y su desarrollado oído, claves de ese estado de alerta en el que se encuentran.

Su fidelidad

Los chihuahueños son tan fieles a sus dueños que a menudo pueden llegar a ser demasiado posesivos con los mismos, lo que contacta con su gran sentido de la valentía, que les lleva incluso a comprometer su propia seguridad en defensa de su amo. Su lealtad está fuera de toda discusión y salta a la vista en cualquier tipo de circunstancias.

Su territorialidad

No debes extrañarte si tu pequeño chihuahua muestra fuertes rasgos de territorialidad, porque esta conducta es habitual en ellos. Ello le lleva a no encontrarse demasiado a gusto con cierto tipo de visitas que no considere de su confianza. En estos casos, no mostrará su cara más amable e incluso podría llegar a mostrar cierto grado de hostilidad, por lo que este aspecto también debe ser corregido a través de una sociabilización trabajada desde cachorro.

De todo lo dicho podemos deducir que el chihuahua no es el perro más recomendable para una familia con niños pequeños, pues si bien como es lógico hay excepciones, los niños de corta edad no les entusiasman. Ello es debido a que este perrito no le gusta demasiado el juego, por lo que en un momento determinado pueden considerar la insistencia de los niños como un incordio. Ahora bien, sociabilizándolo correctamente desde cachorro, podrás conseguir un nivel aceptable de convivencia entre los niños y el pequeño can.

Otra cuestión por la que no es el perro más recomendable en hogares con niños es porque a pesar de que se trata de un perro fuerte para su tamaño, su diminuto tamaño no le permite seguir el acelerado ritmo de juego de los niños, que puede llegar a estresarles. Este es un factor muy a tener en cuenta dado que sus dimensiones les hacen unos perritos delicados ante un comportamiento brusco y que pueden lesionarle con facilidad.

En la otra cara de la moneda, el chihuahua se lleva de maravilla con los adultos, por lo que se adapta con total facilidad a un dueño que viva solo o a una pareja de dueños adultos sin hijos.

Alimentación

Como todas las razas miniatura, resulta muy recomendable alimentarles con un pienso seco de calidad de los indicados para perros toy. El hecho de que la comida húmeda no sea recomendable se explica porque es más difícil de digerir, por lo que podría ocasionar episodios de diarrea a tu pequeñín.

Tienes que saber que los chihuahuas son especialmente sensibles a los cambios de alimentación por lo que en el caso de que decidas cambiarle el pienso, previa consulta con el veterinario, no debes hacerlo de un modo brusco sino de manera paulatina para ahorrarle a tu mascota problemas de digestión.

Es muy importante que controles las raciones de la comida de tu pequeño amigo, sobre todo en el caso de que sea muy glotón y tenga tendencia a engordar. No pierdas de vista su peso pues a esta raza le resulta muy perjudicial coger peso, no ya solo a nivel estético sino de salud.

No en vano su sistema óseo es más delicado que el de un perro de mayor envergadura y no está preparado para afrontar un problema de sobrepeso que, además, tal y como ocurre con las personas, será más difícil de atajar una vez que ya haya engordado.

Mantener a tu perro chihuahua limpio e impoluto no requiere grandes esfuerzos. Piensa que se trata de una raza que apenas necesita cuidados en lo que a su pelo se refiere, aspecto que suele ser el más entretenido en el cuidado de otras mascotas.

Ahora bien y como es lógico, hay una serie de pautas básicas de higiene que debes observar en relación con estos pequeños y que incidirán también positivamente en la salud y el bienestar del resto de los miembros de la familia, si se tiene en cuenta que el contacto físico que se establece con estos perritos es muy estrecho.

Higiene dental

Los chihuahuas, como el resto de los perritos de raza miniatura, tienden a acumular una gran cantidad de placa bacteriana y de sarro en sus dentaduras, problemas que pueden desembocar entre otras patologías, en un molesto mal aliento.

Es por ello que se hace necesario acostumbrarlos desde cachorros a una correcta higiene dental que incluya cepillados de dientes, de modo que se consiga que su salud dental sea mayor y estos pequeñines no pierdan piezas dentales de forma prematura.

Otra cuestión a tener en cuenta es que para reforzar su dentadura es clave que puedan morder, por lo que debes proporcionarle juguetes como pelotas, cuerdas, huesos o peluches para que puedan desarrollar esa mordida. El sarro no solo va dañando el esmalte dental sino que propicia la acumulación de bacterias causantes del mal aliento. Sprays bucales sabor a menta, cepillos de dientes manuales y eléctricos y cremas dentales serán algunos de sus grandes aliados.

Baño y secado

El chihuahua, como el resto de las razas pequeñas, no debe bañarse con demasiada frecuencia. Una vez al mes será suficiente para que mantengas limpio a este pequeñín. Utiliza para ello agua tibia y un champú específico para su pelo que te recomendarán en establecimientos especializados. En la medida que esta raza tiende a sufrir de los oídos, debes procurar que no le entre agua en los mismos.

Una vez lo saques del baño, retira el exceso de agua con una toalla y aplica secador con cuidado de no acercarlo demasiado a su delicada piel ni de utilizar una temperatura demasiado elevada.

Los chihuahuas de pelo corto no necesitan ningún cuidado especial en su pelo, por lo que será suficiente con pasarles de vez en cuando un guante de goma que le saque brillo al manto.

Los chihuahuas de pelo largo han de ser cepillados varias veces por semana. Lo ideal será que lo hagas con un cepillo suave que no le arranque pelo y que lo mantenga libre de nudos.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Como el resto de raza de perros, la salud de tu chihuahua va a depender en parte de que le sometas al calendario de vacunaciones que te indique el veterinario y que le trates con pipetas o collares antiparasitarios que mantengan a raya pulgas y garrapatas, sobre todo en época estival.

Enfermedades más comunes

Las razas de perros pequeños pueden llegar a presentar problemas de salud comunes. Entre las patologías más frecuentes que han de afrontar los chihuahuas se encuentran las siguientes:

  • Hidrocefalia o agua en el cerebro. Esta enfermedad no es sencilla de tratar, haciendo que su cerebro adquiera forma de domo y generando diversas complicaciones. Se trata de una dolencia grave que puede causarle ceguera, convulsiones e incluso demencia.
  • Problemas de discos invertebrales. Se suele presentar en la zona del cuello y le hace caminar con dificultad, necesitándose un diagnóstico temprano que indique la terapia a aplicar.
  • Luxación patelar o dislocación de rótula. La luxación en las rodillas es debido a que la mascota no puede controlar su peso, en cuyo caso se hace necesario aplicar cirugía.
  • Retención de los dientes de leche en los cachorros. Suelen permanecer los colmillos. Si, superados los 7 meses estas piezas dentarias siguen sin caerse, se hará necesario que el veterinario se las retire con anestesia.
  • Hipoglucemia o bajo nivel de azúcar en sangre. Sus síntomas incluyen debilidad muscular, depresión, convulsiones, temblores, colapso, somnolencia y desorientación. Suele tratarse con una dieta específica compuesta de alimentos ricos en carbohidratos y proteínas.
  • Problemas oculares. Estas dolencias han de ser tratadas para evitar su empeoramiento. Una de las enfermedades más graves que derivan de la toxioplasmosis es la escleritis, que se manifiesta con una inflamación del globo ocular. También son propensos a la conjuntivitis y a la inflamación de los párpados que causan bacterias, virus y garrapatas.

Por último podríamos hablar de la atrofia progresiva de retina como una condición genética, que no puede ser prevenida y que les hace ir perdiendo vista como consecuencia de la degeneración de la retina.

  • El estornudo inverso. No es peligroso para tu mascota pero sí muy molesto. Suele producirse cuando beben demasiado rápido, desalineando momentáneamente su paladar y produciendo un sonido que se asemeja al estornudo. Para aliviarlo podrás masajear la zona de su cuello.
  • Algunas otras patologías que pueden sufrir los chihuahuas son el paladar partido, la epilepsia, la hemofilia A o problemas de corazón.

¿Cómo cuidar a tu cachorro de chihuahua?

Al ser el perro más pequeño del mundo, son los cachorros recién nacidos más delicados y deben manejarse con sumo cuidado y atención. Si asumes la responsabilidad de cuidar un chihuahua por tu cuenta, tienes que saber qué es lo que debes hacer en términos de cuidado y arreglo personal.

Los niños muy pequeños y los cachorros muy jóvenes pueden no ser la mejor combinación. Esta raza puede lesionarse fácilmente por un niño que no puede sujetar, llevar y caminar adecuadamente un chihuahua.

Cómo adiestrarlo

Su adorable apariencia no debe hacerte olvidar que los chihuahuas poseen un fuerte carácter que puede llegar a rozar lo agresivo si no les adiestra en obediencia. Partimos de la base de que se trata de una raza pequeña pero dominante que requiere una recta educación para llegar a conocer los límites y las normas de conducta básicas que lograrán una agradable convivencia.

Tienes que estar presente

Lo más importante a tener en cuenta es que esta raza no es un perro en donde simplemente puedes “estar allí”. Los propietarios deben estar presentes, comprometidos y dispuestos a dedicar tiempo a todos los aspectos de la atención para mantener la salud y la felicidad de su pequeño cachorro de chihuahua.

Además, durante la etapa de la dentición, un chihuahua puede volverse quisquilloso y por esta razón debe vigilarse de cerca cualquier interacción entre el cachorro y un niño.

El ejercicio es importante, no solo para ti

Los chihuahuas tienen mucha energía, así que asegúrese de jugar con tu cachorro y llevarlo a caminar durante todo el día para que pueda liberar algo de energía.

Pero si bien una caminata diaria es importante para permitir que un cachorro libere energía reprimida y es fantástica para fines de socialización, los cachorros no deben ser ejercitados en exceso durante el primer año. Demasiado esfuerzo durante este tiempo puede interferir con las placas de crecimiento. Una caminata diaria, una vez que se hayan administrado todas las vacunas para cachorros, se recomienda durante 20 a 30 minutos por día (o 2 caminatas más cortas).

Cuidado con las alturas

No se debe permitir que esta raza salte desde las alturas. Una buena regla general es no permitir que tu chihuahua salte desde cualquier altura más de 2 pies (.6 metros). Las lesiones en las caderas o rodillas pueden ocurrir con más frecuencia de lo que crees.

Educarle para que haga fuera sus necesidades

Debido a que su vejiga es pequeña necesita salir con más frecuencia que otros perros grandes, por lo que lo mejor es que lo saques en el momento que te despiertes y justo antes de irte a la cama.

Después de la comida también deberías sacarle a pasear, logrando así que asocie el paseo con el momento en el que debe evacuar. De cachorro no debe tener acceso a las habitaciones para evitar que se esconda y haga sus necesidades por cualquier parte.

Entrénalo para sus necesidades

Si hay algo con lo que puedes contar con un cachorro de chihuahua es que van a tener accidentes. No importa cuántas veces los saques al exterior o los mantengas encerrados en su jaula, habrá ocasiones en que usarán el baño dentro de la casa. No los castigues ni los regañes por este comportamiento, sino que utilízalos para enseñarles los límites de lo que es aceptable y lo que no. Cuando tu perrito chihuahua tenga un accidente dentro de la casa, diga “No” e inmediatamente llévalos afuera por un par de minutos. Incluso si no usan el baño mientras están afuera, todavía comenzarán a asociarse con el uso del baño.

Cuando finalmente veas que tu perrito chihuahua hace su trabajo al aire libre, asegúrate de darles muchos elogios seguidos de un pequeño regalo. El refuerzo positivo es muy útil para entrenar a un cachorro de chihuahua, y esencialmente será tu herramienta más importante. Si tienen problemas para usar el baño adentro, trata de confinarlos en una habitación o área de la casa donde no puedan escapar. A los cachorros les gusta escabullirse para hacer sus negocios donde sus dueños no pueden ver, por lo que debes quitarles esta opción.

Llévalo al veterinario

Programa una cita veterinaria para tu cachorro tan pronto como puedas. Puede que no esté muy contento con eso, pero definitivamente es lo mejor para él. Pregúntale a tu veterinario qué vacunas son necesarias o recomendadas.

Algunas vacunaciones comunes para los cachorros de chihuahua incluyen la del moquillo canino y el parvovirus, ambos son enfermedades prevenibles y altamente contagiosas.

Ahora que ya sabes lo esencial para cuidar a tu cachorro de chihuahua, disfruta del gran compañero que vas a tener.

Muéstrate dominante

Antes que el pequeño cachorro pretenda establecerse como rey de la manada, debes establecer tu dominación, pues de lo contrario podría llegar a mostrarse insoportable. Sé firme en tus decisiones y no vaciles, pues si consientes que se salte tus reglas, aunque solo sea una vez, comenzará a percibir que es él quien tiene las riendas de la situación.

Evita caer en la tentación de cogerlo mucho en brazos o de llevarlo en el bolso y procura que en sus paseos se muestre sociable con los otros perros y con las personas. Intenta que gaste toda la energía posible siempre que salga, pues no es cierto que este tipo de razas no necesiten actividad física, aunque sea moderada.

En invierno no olvides que esta raza es muy susceptible al frío, por lo que son idóneos para ellos los complementos textiles, como los abriguitos que muchas marcas diseñan.

Durante el paseo es importante que le enseñes a caminar a tu lado, tanto por poner límites como por evitar cualquier altercado que pudiera sufrir. A la vuelta sigue fomentando tu autoridad con gestos del estilo de entrar tú primero en casa mientras él espera.

Enséñale a sentarse

También es importante enseñarle a que se siente para ayudarle a calmarle en ciertas situaciones o, cuando estéis paseando, para evitar una escapada rápida. Puedes acercarle una golosina a la nariz y subir la mano mientras dices “Siéntate” o “Sit” o presionar su trasero hacia abajo mientras pronuncias la misma orden. Una vez lo consigas debes darle su golosina y hacerle mimos para que asocie tu orden con ese gesto.

Educa en positivo

Aléjate siempre a la hora de educar a tu chihuahua de los gestos agresivos, de un exceso de gritos o de darle algún golpe. Su sensibilidad y su miedo saldrían a flote y si comienzas a imponerle demasiado se defenderá con ladridos, agresividad e incluso pequeños mordiscos cuando te acerques.

Acostumbra a tu chihuahua también a viajar contigo en coche, bien en transportin, si se encuentra demasiado nervioso, o simplemente sujeto con el cinturón de seguridad, al que colocarás un arnés, si se muestra tranquilo.

Como perros y gatos

Petyzoo es una comunidad de Animal Lovers donde podrás encontrar toda la información sobre tus mascotas. ¿Te unes a nosotros?

Inscribe a tu mascota y entra en el sorteo de un fantástico regalo cada mes.

Pin
Send
Share
Send
Send