Animales

Cómo cuidar peces?

Pin
Send
Share
Send
Send


Si quieres tener peces como mascota pero no sabes por cual decantarte, te contamos cuales son los peces tropicales más fáciles de cuidar.

Un acuario requiere, queramos o no, de unos cuidados básicos. Pero hay algunas especies de peces que nos ayudan al mantenimiento de nuestra pecera, para que ellos se puedan desenvolver con total soltura y nosotros estemos más tranquilos por su bienestar.

Buscar al pez >

Entre todos los tipos de pez que puede existir, debemos encontrar aquellos con los que nos sintamos más identificados. Hay un tipo que son los más coloridos, donde más especies extrañas podemos encontrar y que mejor nos va a funcionar si buscamos un acuario o pecera distinta: los peces tropicales.

Si lo que queremos es mezclar diferentes especies de la lista perteneciente a pez tropical, cabe advertir una cosa: no por ser de la misma denominación de origen serán aptos para juntar. Hay que cuidar el pH de cada uno de ellos, la alimentación que tienen, el oxígeno y la temperatura que necesita cada pez, los grupos necesarios para que no produzcan estrés y que no sean territoriales o se enfrenten entre ellos.

Lo principal es buscar peces que sean de la misma familia, sean tropicales o no. Así, la armonía reinará en nuestra pecera o acuario -queno es lo mismo-. Normalmente, se califica como pez tropical toda aquella especie que proceda de zonas concretas y que su temperatura media se encuentre entre los 21 y 29 grados centígrados. Lugo hay otros que necesitan un mantenimiento del agua que se encuentre por debajo de los 25, pero eso ya dependerá de cada especie concreta.

El pez tropical, al igual que otras clases de peces, necesita también un tamaño de pecera o acuario que se adapte a sus necesidades básicas. Hay que tener cuidado con que este tenga un espacio adaptado a su tamaño, la cantidad de peces que vayamos a incluir en él y que puedan tener cada uno de ellos su propio espacio, dependiendo también de la decoración.

Los tropicales mejor adaptables

Dentro del catálogo de pez tropical podemos encontrarnos con peces de agua dulce. En este caso, empezaremos con los del tipo frío, que además necesitan un mantenimiento básico y un cuidado simple. Entre ellos destacamos dos especies perfectas para incluir en nuestra pecera o acuario.

Los barbos son un pez tropical que no mide más de 7 centímetros y que la temperatura que requiere es de 10 a 20 grados centígrados, por lo que se adaptan a cualquier tipo de hábitat. Los hay rayados, tigre, rojos, rosados. Cualquier clase es perfecta para incluirla en nuestra lista, aunque cuidado con quién los juntamos, pues son territoriales y dejarán estar al resto de peces a no ser que ronden por su zona.

Por otro lado, los laberíntidos necesitan de una temperatura que oscile entre los 15 y 30 grados. Estos también tienen un carácter muy fuerte y territorial, por lo que no deberíamos juntar a ambas especies. Eso sí, su mantenimiento es básico pues incluso ellos mismos son capaces de coger oxígeno del aire.

Los tropicales más cálidos

Los aulonacras son una especie de pez tropical que destaca por su colorido. Requieren un espacio amplio, porque pueden alcanzar y superar los 14 centímetros de longitud, aunque su alimentación es variada y se conformará con cualquier tipo. El cuidado de estos peces es básico y muy sencillo.

Dentro de la popularidad de pez tropical, los guppy se han hecho de oro. Si tenemos uno de estos animales debemos atender a la decoración, ya que les gusta descansar envueltos cerca de plantas acuáticas. Al igual que los anteriores, la temperatura media de ambas especies se encuentran entre los 22 y 25 grados.

Por otro lado, el pez arcoíris tiene un colorido muy peculiar. No se podría esclarecer la tonalidad de cada una de sus subespecies, ya que sus escamas son las que cambian según la luz. No superan los 12 centímetros de longitud y pueden convivir sin problemas con otras especies.

La tateurdina es de colores variados y no requiere de cuidados especiales. El espacio que necesitan no es muy amplio, por lo que los acuarios o las peceras pequeñas servirán para que naden entre sus aguas. Entre 24 y 26 grados de temperatura servirá para que estén más que cómodos.

Otro tipo de pez tropical es el xipho. Estos necesitan de un tamaño medio para su hábitat, ya que no superan los 15 centímetros de longitud, pero sí que andan por debajo de esa medida. Son dóciles y amigables, a no ser que haya hembras en el mismo espacio porque se volverán territoriales entre ellos y con otras especies. Aunque se recomienda que haya más cantidad de hembras que de machos, para que no se peleen entre ellos.

Los tetras, la última especie de los peces más cálidos de los tropicales que vamos a incluir en esta lista, son también coloridos, al igual que sus primos, y sus combinaciones son casi infinitas. Son pequeños, no alcanzan más de 5 centímetros, por lo que la pecera o acuario que escojamos no necesita ser muy grande. Su temperatura ideal oscila entre los 24 y los 27 grados.

Otras especies

El kuhli pertenece a ese tipo de pez tropical que necesita de poco cuidado y mantenimiento. Solo busca grava fina sobre el suelo de su hábitat para enterrarse, pero por lo demás no necesita de nada aparte. No crecen más de 10 centímetros y la comida que buscan es seca.

Por último, incluiremos en esta lista al amarillo eléctrico, un pez perteneciente a los cíclidos, la familia más grande de peces de agua dulce que requieren un cuidado básico. Su nombre proviene de su aspecto, que además busca siempre un lugar cercano a las rocas o paredes. El acuario o pecera ideal para este pez es alargado y amplio, porque sus transiciones migratorias tienden a ser de largo recorrido. Aunque otras especies pertenecientes la a misma familia de peces son fáciles de encontrar y mantener.

Acabo de comprar un acuario, ¿qué debo hacer?

Un error común en la mayoría de personas que se inicia en el mundo de cuidar peces es saltarse el proceso de ciclado de agua. El ciclado del agua es un proceso indispensable que debe pasar tu acuario antes de poder añadir cualquier pez a tu acuario y que, generalmente suele durar entre 3 y 6 semanas. No importa si el acuario es de 30 o 500 litros, los peces que metas en un acuario que no ha pasado el proceso de ciclado muy probablemente moriran a las pocas semanas.

El primer acuario que tube tenía peces comunitarios pequeños, en concreto tetras y guppies. Yo no entendía por qué se pasadas dos semanas iban muriendo poco a poco, cada día uno o dos peces aparecía flotando en la superficie del acuario y si los reemplazaba volvían a morir. Curiosamente después de un mes aproximadamente dejaron de morir. Lo que en ese momento desconocía es que durante ese tiempo en el que morían los peces, estaba pasando el proceso de ciclado del agua.

Explicado de una manera científica, durante el ciclado, se forman en nuestro acuario una serie de bacterias necesarias para equilibrar el ecosistema. Estas bacterias se alimentan del amoníaco que producen los residuos orgánicos presentes en el agua del acuario y los convierten en nitritos. Posteriormente, otras bacterias convierten esos nitritos en nitratos. En un acuario nuevo, este proceso de generación de bacterias que convierten el amoniaco a nitritos se dispara a unos niveles muy altos letales para los peces. En este momento el agua puede tomar un color blanquecino e incluso desprender algo de mal olor. Pasados algunos días el volúmen de bacterias desciende a unos niveles normales, y necesarios, dentro de un ecosistema, los nitritos son convertidos a nitratos por otras bacterias y el acuario estará listo para alojar peces.

Ahora que sabes porqué es necesario ciclar un acuario antes de meter peces en él, te vamos a explicar la manera correcta de hacerlo:

  1. Coloca la tierra y/o piedras en el acuario en el que vas a cuidar tus peces.
  2. Llena el acuario a un tercio de su capacidad y coloca las plantas vivas si es tu caso.
  3. Termina de llenar el acuario.
  4. Coloca el termostato y regulalo a la temperatura adecuada para los peces que meteras en un futuro.
  5. Coloca el filtro con el material filtrante en su interior y ponlo en funcionamiento.
  6. Ahora llega el momento de armarte de paciencia y esperar a que el ciclado se haya completado, esto suele tardar entre 3 y 6 semanas.
  7. Para favorecer la aparición de amoniaco y las bacterias que deben consumirlo, añade comida de peces al agua como si hubiese 2 o 3 peces en el acuario 3 veces por semana.
  8. Para saber cuando el proceso de ciclado ha terminado, debes comprar un kit para medir los niveles de amoniaco (NH3), nitritos (NO2) y nitratos (NO3). Mide los niveles dos veces por semanas para detectar como el agua experimenta un crecimiento de NH3 y NO2. En el momento en el que los niveles de NH3 y NO2 descienden a 0mg/l y los niveles de NO3 estén por debajo de 5mg/l estarás listo para introducir los peces.

Ahora que ya tienes tu acuario ciclado, puedes empezar a introducir los peces que vas a cuidar, pero debes hacerlo de manera gradual y ordenada. Debe hacerse de manera gradual para que no se genere demasiada materia orgánica y vuelvan a crecer los niveles de nitritos y de manera ordenada porque los peces territoriales impedirán que introduzcas peces menos agresivos si los introduces los primeros.

Puedes empezar introduciendo los peces en cardumen, como los gupies o los tetras, y en grupos de 2 o 3 cada semana, luego los peces no grupales pero menos agresivos, como las botias y por último los peces más territoriales como los escalares.

Cómo elegir los peces para mi acuario

Si visitas cualquier tienda de peces descubrirás que existe una asombrosa variedad de peces que puedes adquirir para hacer tu acuario más vistoso. Existen variedades de agua dulce, de agua salada, algunos más grandes, otros pequeños y coloridos. entre toda esa variedad, qué debo tener en cuenta al elegir mis peces?

La primera norma que no debes saltar bajo ninguna circunstancia es que nunca, nunca debes comprar un pez sin tener suficiente información sobre sus necesidades y sus características. Adquirir un nuevo pez para tu acuario debe ser el resultado de un proceso en el que te informarás de que variedades de peces son aptas para las condiciones de agua que hay en tu acuario, si pueden convivir con el resto de peces y animales que haya en el hábitat y si tendrá suficiente espacio para crecer sano y feliz.

Entonces, podrías pensar que puedes ahorrar todo ese tiempo si preguntas a los vendedores de tu tienda de mascotas, sin embargo es una práctica que desaconsejan casi el cien por cien de las personas que tienen algo de experiencia en el mundo de cuidar peces. A menudo, los consejos que recibirás en una tienda de animales serán erroneos o buscarán únicamente conseguir la venta sin preocuparse del bienestar de los animales. Incluso en tiendas de acuarios especializadas puedes encontrar gente sin escrúpulos que lo único en lo que esté interesada sea tu dinero. Conozco casos de vendedores que han vendido un Goldfish y una pecera redonda de 20 litros, cuando cualquier persona con un poco de experiencia sabe que esos peces necesitan entre 120 y 200 litros por cada pez que haya en el agua.

Al elegir que peces vas a comprar, debes fijarte en una serie de factores que te indicamos a continuación:

  • El pH del agua: El pH del agua nos indica el grado de acidez o alcalinidad que tiene el agua. Los peces son muy sensibles a este dato y únicamente pueden vivir entre unos rangos de pH que varían según la especie y que no se deben sobrepasar nunca. El pH del agua se puede medir utilizando unos tests que podrás adquirir en tu tienda de peces.
  • La dureza del agua: La dureza del agua nos indica la cantidad de minerales solubles que flotan en el agua. En el mundo de los peces de acuario, verás que la gente habla de kH y gH. El kH es el grado de dureza temporal y mide la cantidad de carbonatos y bicarbonatos en el agua y el gH es el grado de dureza total del agua contando todas las sales y minerales que hay disueltas en el medio. Cada variedad de pez puede tolerar un rango de kH y gH determinado, por tanto deberás saber los valores de dureza de tu agua para elegir un pez que no se muera a los pocos días.
  • Temperatura del agua: Otro de los parámetros que debemos conocer y controlar dentro de nuestro acuario es la temperatura del agua. Si el agua está muy fría, sólo podremos tener peces de agua fría en nuestro acuario y si queremos peces tropicales, debemos adquirir un termostato que se encargará de calentar el agua a la temperatura que determinemos.
  • Si es un pez de agua dulce o agua salada.
  • Relación entre número de peces y volumen de agua en el acuario. Para poder vivir en unas condiciones adecuadas, debemos conocer la cantidad de agua que necesita cada pez para vivir en un acuario. Normalmente este dato se da en litros por centímetro de pez, así que debemos conocer el tamaño total del pez adulto para poder reservar la cantidad de agua que necesitará dentro del acuario. Los acuarios con demasiados peces son propensos a tener ecosistemas desequilibrados, un mayor riesgo de enfermedades y un instinto territorial más fuerte en los animales que viven en él.
  • Los peces que hay en el acuario. Algunos peces, como los cíclidos, son peces muy territoriales y agresivos y otros, por el contrario, pueden vivir en acuarios comunitarios sin problema. Un pez territorial atacará hasta acabar con él a cualquier otro miembro del acuario si no son compatibles o si siente que está ocupando su territorio.

Como ves, elegir los peces es un poco más complicado que ir a una tienda de animales y elegir el que nos guste más por su apariencia o forma. Entonces, ¿dónde puedo encontrar toda esta información que necesito? Pues existen diferentes fuentes fiables, desde libros hasta páginas y foros en los que se indican estos valores y otros datos. En esta página iremos añadiendo información sobre cómo cuidar peces concretos.

Cómo introducir peces nuevos en mi acuario

Bien, ya sé que peces voy a comprar y son ideales para mi acuario. Ahora debes reservar algo de tiempo para hacer un viaje a la tienda de peces. Si tienes la intención de hacer otros recados además de comprar los peces, deja la visita a la tienda de acuarios para el final ya que las bolsas de peces se deben llevar directamente de la tienda a casa para. El pequeño volumen de agua que cabe en la bolsa está sujeta a cambios bruscos de temperatura y se contamina con facilidad, por lo que los peces estarán sometidos a un estrés considerable.

Para entender el proceso que hay que seguir al introducir un pez en el nuevo acuario, debemos saber que los parametros de pH, dureza y temperatura del agua de la bolsa será muy diferente a las características del agua de tu acuario. La manera correcta para introducir un nuevo pez en nuestro acuario es:

  1. Antes de ir a comprar los nuevos peces, alimenta a los peces de tu acuario comunitario para aplacar su instinto territorial. Un estómago lleno los dejará tranquilos durante unas horas.
  2. Justo antes de empezar el proceso, apaga las luces del acuario para evitar el estrés de los peces.
  3. Deja flotar las bolsas cerradas con los peces sobre el agua de tu acuario durante 10 minutos aproximadamente. Esto hará que la temperatura del agua de la bolsa se equilibre con el agua de nuestro acuario.
  4. Pasado esos 10 minutos, abre la bolsa e introduce un tercio del volúmen de agua que hay en la bolsa con agua de tu acuario, cierra la bolsa y déjala flotando de nuevo. Haz esto tres veces separados por 5 minutos de tiempo. Este paso es importante para nivelar de manera gradual los parámetros de pH y dureza del agua.
  5. Llegados a este punto ya estamos listos para liberar el pez dentro del agua, pero cuidado! No viertas el agua de la tienda de peces en tu acuario. La manera correcta de hacerlo es con una red con la que cogerás el pez y cuando lo tengas lo liberaras en el acuario. El agua de la tienda suele estar plagada de gérmenes y fármacos que no querrás introducir en tu acuario sano ya que podría desequilibrar el ecosistema o introducir enfermedades.
  6. Deja las luces apagadas durante una o dos horas antes de volver a encenderlas.

Los expertos en acuarios tienen sus ecosistemas perfectamente equilibrados y son muy cuidadosos al introducir un nuevo pez en su acuario. La recomendación que dan es que los peces nuevos deben pasar por un periodo de cuarentena de dos semanas en un acuario intermedio antes de liberarlos al hábitat final. Esta cuarentena asegurará que el pez está sano y que no va introducir enfermedades o problemas inesperados en su acuario balanceado.

El acuario de cuarentena en el que vas a cuidar los peces durante esas dos semanas no tiene que tener grava o paisajismo acuático, sin embargo sí que es necesario que tenga un filtro, un termostato y algunos escondites en los que el pez se pueda esconder cuando no se sienta seguro. Como escondites puedes utilizar pequeñas macetas limpias rotas por la mitad o elementos similares.

Cómo alimentar los peces

Una de las reglas principales al cuidar peces es la de no sobrealimentarlos. Todo el mundo sabe que los peces son capaces de comer sin control hasta morir y los alimentos que no se consumen y se depositan en el fondo del acuario contaminan rápidamente el agua. En general, los peces deben comer una vez al día y una cantidad de comida que puedan acabar completamente en 5 minutos. Es recomendable dejar uno de los días de la semana de ayuno que asegurará el correcto limpiado del aparato digestivo de tus peces.

La mayoría de los peces vivirán perfectamente con una dieta a base de escamas secas, sin embargo, trata de comprar siempre alimentos de marcas conocidas y de alta calidad. Existe una amplia gama de alimentos en escamas, y lo más recomendable es comprar de varias clases de escamas y alimentar a tus peces con un tipo de escamas diferentes cada vez para que su dieta sea más variada y equilibrada.

A menudo, los peces que rastrean el fondo no tendrán tiempo de comer ya que, los peces más glotones y que comen en la superficie no dejarán que la comida llegue a depositarse en el fondo. Si en tu acuario tienes peces de fondo, como corydoras o botias, es recomendable tener también alimento granulado, que tienen un volumen superior y al echarlo al agua se irá directo al fondo, así mientras los peces que se alimentan en la superficie comerán las escamas los peces de fondo comerán el alimento granulado.

En tu tienda de peces puedes encontrar una variedad de alimentos frescos, congelados o vivos, por los que tus peces se volverán locos y, además, les asegurarás una dieta nutricionalmente completa.

Cuando compres el alimento de tus peces, recuerde que los alimentos comerciales tienen una vida útil limitada. Si ves que los recipientes están polvorientos o parece que han estado en el estante durante demasiado tiempo, será mejor que busques otra tienda. Compra botes de comida pequeños así te aseguraras de tener siempre alimento en perfectas condiciones. Aunque es más económico y cómodo comprar botes de tamaño más grande, una vez que se abren el valor nutricional de la comida comenzará a deteriorarse.

Entre los tres y seis meses después de haber abierto el bote, se pierde aproximadamente la mitad del valor nutricional original, por este motivo, no es recomendable comprar alimentos en escamas a granel a menos que tengas suficientes peces como para consumirlo en pocos meses.

Para peces vegetarianos, que también los hay, existe alimento en escamas que está formulado para proporcionar mucho más material vegetal y menos proteínas. Los alimentos en escamas se pueden complementar con alimentos vivos congelados liofilizados que podrás encontrar en tu tienda de acuarios.

Si te vas de vacaciones, dos días, tus peces podrán aguantar sin problemas, sin embargo, si te vas a ausentar por más días, puedes comprar un dispensador automático de comida que se encargará de cuidar los peces y su alimentación por ti. Los dispensadores automáticos se programan para que cada día liberen una cantidad adecuada de comida en el acuario, sin embargo, no es recomendable utilizarlos en su alimentación regular ya que te privará de disfrutar de esos magníficos minutos en que los peces comen y están más vivos que nunca.

Enfermedades de los peces de acuario

El diagnóstico y el tratamiento de enfermedades al cuidar peces de acuario es tan complejo que hay libros enteros hablando sobre el tema. Los peces pueden contratar un gran número de enfermedades y curarlas puede requerir de una gran cantidad de conocimientos y esfuerzo. Siempre es más fácil gastar esfuerzos en la prevención de la enfermedad que en curarla.

Los peces que viven en un agua de buena calidad, balanceada y cristalina, reciben una dieta equilibrada y no sufren continuamente de estrés físico rara vez se enferman. Sus sistemas inmunológicos son suficientemente fuertes como para protegerlos de la mayoría de bacterias y gérmenes que pueda haber en el agua.

Como regla general, debes estar atento a cambios en la apariencia física y el comportamiento de tus peces, ya que son indicadores de otros problemas como enfermedades. Si detectas cualquier comportamiento sospechoso, realiza tests de pH, dureza, nitritos y nitratos para asegurarte de que no hay ningún problema con ellos. Si los parámetros están bien y sospechas que alguno de los peces puede estar enfermo, no agregues ningún medicamento al acuario. Debes evitar siempre tratar el acuario sin saber exactamente que le pasa al pez o peces que parecen enfermos. Lo primero que deberás hacer es mover al pez o peces enfermos a un acuario de cuarentena que evitará que el resto de peces se contagie si realmente lo está.

Los antibióticos, en particular, son un problema al añadirlos al agua del acuario. Si se utiliza en pequeñas cantidades, las bacterias que se supone que debe matar pueden desarrollar resistencia a ellos y si se usa en dosis más altas, las bacterias nitrificantes en el filtro biológico pueden morirse y tendrás que volver a pasar por un proceso de ciclado de tu acuario.

La mayoría de los medicamentos incluyen instrucciones sobre como se deben aplicar al agua y como se debe tratar el acuario después de curar a los peces.

Una enfermedad común pero fácil de curar es la ICH, también conocida como punto blanco, y está causada por el parásito Multifillis Ichthyophthirius. Esta enfermedad generalmente está causada por el estrés físico, y cómo el pez redibe los cambios de temperatura bruscos. El cuerpo y las aletas de los peces se cubren con pequeñas manchas blancas y comienzan a nadar de manera más pausada. Afortunadamente, la enfermedad del punto blanco se puede curar fácilmente elevando ligeramente la temperatura del agua a aproximadamente 29ºC y utilizando un tratamiento adecuado.

Evite los medicamentos que contienen cobre. El cobre puede acumularse en el acuario y liberarse si cambia la química del agua, matando a todos los peces. El cobre es particularmente peligroso en acuarios con agua blanda.

Otra enfermedad común es la putrefacción de aletas. Es fácil de detectar porque los bordes de las aletas presentan una apariencia desigual y va reduciendo su medida poco a poco. Esta enfermedad suele aparecer cuando las condiciones del agua no son buenas y se trata fácilmente con diferentes tratamientos que podrás encontrar en tu tienda de peces.

Lo que debes saber antes de tener peces tropicales en acuario

Como el resto de especies de peces, los peces tropicales de agua dulce requieren ciertos cuidados básicos para sobrevivir y tener una cierta calidad de vida. No son cuidados de extrema atención o dedicación de tiempo, pero sí que hay que tenerlos en cuenta.

Entre esos cuidados o requisitos que necesitan los peces tropicales son: una buena temperatura del agua, una limpieza adecuada del acuario y una alimentación correcta. Cumpliendo estas tres necesidades básicas de un pez tropical, podrá estar sano y luciendo sus características al máximo.

Entre los peces tropicales se encuentran las especies más bellas y vistosas para los acuarios. La mayoría de ellos tienen formas exóticas y colores intensos que los hacen especiales y muy deseados por las personas.

El acuario a elegir para tus peces tropicales es importante. Hay personas que les gusta tener un acuario enorme y otros que utilizan pequeñas peceras. Es importante conocer la especie que vas a introducir en el acuario y cuántos ejemplares vas a tener al mismo tiempo. Cada especie requiere de un volumen de agua determinado para poder realizar sus acciones cotidianas. Además, la morfología del acuario deberá ser de una u otra forma dependiendo de qué especies estén en su interior.

Para poner un ejemplo que ayude a comprender esto, existen especies de peces que necesitan de decorado en el acuario que le sirva como escondite o para desovar. Otros requieren de grava o arena, algunos necesitan de plantas más abundantes, etc. Por ello, no solo las condiciones de temperatura y salinidad son las únicas que debemos cumplir.

Qué especies colocar a la vez y tipo de acuario

El acuario que albergue especies de peces tropicales tiene que situarse con luz indirecta y, mientras más grande sea, más fácil es de mantener.

A la hora de elegir las especies que se va a introducir en el acuario, hay que tener en cuenta que hay peces depredadores, otros más territoriales y otros más calmados. A la hora de mezclarlos se debe tener un equilibrio con peces que congenien bien y tengan necesidades distintas para que no se maten los unos con los otros.

Los peces tropicales crecen bastante cuando son adultos, por lo que el tamaño elegido del acuario debe ser suficientemente grande como para albergar a todos los peces en su estado de adulto.

También es importante que el acuario tenga espacio para que algunas de las especies puedan poner huevos y siga respetando el espacio vital que cada especie necesita para moverse y nadar con libertad.

Condiciones necesarias

Los peces tropicales están acostumbrados a temperaturas de agua más cálidas. Por ello, se debe comprar un calentador del agua para mantener las temperaturas sobre los 25 grados. El agua debe estar limpia en todo momento, por lo que se debe instalar un filtro acorde con el tamaño de la pecera. El filtro tiene que ser de alta calidad, puesto que de ello depende la vida de los peces. Un agua que no esté bien limpia podrá generar enfermedades en los peces y llevarlos a la muerte.

Los ecosistemas tropicales están compuestos de plantas, grava y algunos objetos que les sirvan de escondite. Para recrear al máximo su ecosistema natural, se tendrá que decorar la pecera de manera que los peces puedan moverse y esconderse.

Antes de colocar las piezas en el acuario se debe lavar con agua bajo el grifo para eliminar posibles impurezas que contaminen el acuario y facilite la propagación de enfermedades.

En cuanto a la dieta, esto ya es algo más complejo, puesto que depende enteramente del tipo de alimentación que tenga cada especie. Aunque los peces sean tropicales, cada uno tiene una dieta en especial. Algunos de ellos son carnívoros, otros herbívoros, otros son más versátiles y comen de todo…Para la alimentación es importante que se informe sobre cada especie que se va a introducir en el acuario previamente.

Otro parámetro a tener en cuenta a la hora de condicionar el acuario es el pH. Cada especie de pez tiene su pH en el cual puede vivir de manera saludable. Generalmente, los peces pueden vivir en una agua de entre 5.5 y 8.

Aclimatación del acuario para los peces tropicales

Para preparar el acuario y acomodarlo completamente para incorporar ya las especies tropicales, se debe tener ya preparado todo. La decoración colocada, el calentador de agua y el filtro.

Una vez se tienen todos los materiales, se llena la pecera hasta arriba de agua destilada. Es importante que no se utilice agua del grifo, puesto que tiene cloro. El filtro y el calentador no pueden encenderse hasta que la pecera no esté llena por completo.

Una vez esté el acuario lleno, se conecta el calentador y el filtro para que se alcance la temperatura óptima de los peces tropicales, que rondan entre los 21 y 29°C. La primera reacción es en la que se nota que el agua se vuelve turbia, pero esto es completamente normal, ya que tardará varios días en aclimatarse. Las luces de la pecera deben permanecer encendidas entre 10 y 12 horas al día.

Hay que dejar el acuario sin peces funcionando varios días para que el agua alcance las cualidades necesarias para mantener saludablemente a los peces tropicales. Una vez han pasado esos días, se introducen uno a uno los peces que se quiera introducir en él.

Durante los primeros días, el control del pH y la temperatura debe ser exhaustivo, pues de ello depende la aclimatación de los peces y su posterior supervivencia y adaptación a su nuevo entorno.

Con estas indicaciones podrás disfrutar correctamente de tus peces tropicales y gozar de sus características que los hacen tan especiales y deseados en todo el mundo. Si quieres conocer más sobre el regulado de la temperatura y algunas especies tropicales que congenian bien en los acuarios, visita Temperatura ideal para los peces tropicales de agua dulce

Pin
Send
Share
Send
Send