Animales

El resfriado en gatos, causas, síntomas y posibles tratamientos

Pin
Send
Share
Send
Send


El resfriado en los gatos es bastante frecuente, además de contagioso si tienes varios mininos en casa. Los patógenos que desencadenan el resfriado no aguantan vivos mucho tiempo en el medio ambiente, pero sí pueden permanecer mucho en el cuerpo del gato una vez se han establecido. ¿Qué causa el resfriado en los gatos, cómo es y cómo se trata? Hablamos de ello.

Causas del resfriado en los gatos

La causa del resfriado felino es un virus, igual que en los humanos. Aunque se trata de virus diferentes y, por tanto, no se puede contagiar entre diferentes especies, los síntomas de ambos resfriados son prácticamente los mismos.

Los principales causantes del resfriado en los gatos son el calcivirus felino y el herpesvirus felino, aunque también se dan casos de resfriado tras reacciones alérgicas o infecciones por gusanos. Los síntomas pueden aparecer poco tiempo después de la exposición al patógeno o bien pasados unos días.

Síntomas del resfriado en los gatos

Los típicos síntomas de un gato resfriado son:

  • Estornudos, el síntoma que aparece primero y bastante esclarecedor de que el gato está resfriado.
  • Secreción nasal.
  • Conjuntivitis.
  • Respiración por la boca, ya que la nariz se encuentra taponada por la mucosidad.
  • Letargo.
  • Fiebre leve.
  • Falta de apetito.

Cuando la infección se agrava, aparecen síntomas de alarma:

  • Tos cuando la infección se propaga a los pulmones.
  • Mucos >

¿Tu gato tiene estos síntomas? ¡Seguramente esté resfriado!

Tratamiento del resfriado en los gatos

Si tu gato está resfriado, debes llevarlo al veterinario. ¡Nunca lo mediques por tu cuenta con medicamentos para humanos ni para perros!

El tratamiento para el resfriado en los gatos se basa en aliviar los síntomas, ya que el sistema inmunológico se encarga de luchar contra el virus:

  • Utiliza un humidificador de vapor frío, ayudará a tu gato a expulsar la mucosidad.
  • No expongas a tu gato a corrientes de aire frío.
  • Mantén su nariz limpia: ve limpiando la mucosidad que expulse con un papel húmedo. Si dejas que se acumule y se seque, la mucosidad hará una costra que dificultará aún más la respiración.
  • Asegúrate de que tu gato se hidrata bien, es muy importante para luchar contra el virus. Un cuerpo deshidratado tiene una mala capacidad de respuesta inmunitaria.

Lo más probable es que le den un antihistamínico o un medicamento mucolítico para ayudarle a expulsar la mucosidad y paliar el malestar.

¡Recuerda! Es mejor prevenir que curar. Dale una buena alimentación a tu gato, además de higiene y todas sus vacunas, para darle una buena salud y un sistema inmune fuerte.

Principales causas de los resfriados en los gatos

Cuando un humano cae resfriado, se debe principalmente a un rinovirus. En el caso de los gatos la cosa cambia, y aunque no les afectan los rinovirus, sí que existen otros virus que producen unos síntomas muy similares, como el calicivirus felino o el herpesvirus felino, los cuales son los principales causantes de los resfriados en el mundo felino.

Un gato también podría caer resfriado debido a la infección de un gusano o a partir de una reacción alérgica.

¿Cuál es el tratamiento para un gato resfriado?

En caso de que tu gato esté resfriado, lo primero que deberías hacer sería acudir al veterinario, ya que él será el que mejor podrá informarte y asesorarte al respecto. En ningún caso optes por administrarle medicamentos tú mismo, ya que en ese caso el resfriado podría derivar en un problema aún más grave.

Lo que sí que puedes hacer para tratar de aliviarle, es tomar una serie de medidas que le ayuden a sentirse mejor y a mantener su sistema inmunológico concentrado en la lucha contra el virus:

  • Utiliza un humidificador para aumentar los niveles de humedad y así aliviar la sequedad de sus vías respiratorias.
  • Evita la exposición de tu gato a las corrientes de aire. Cierra las ventanas y trata de mantenerle en un lugar cómodo y caliente.
  • Limpia sus secreciones utilizando una toalla húmeda de papel caliente.
  • Mantén hidratado a tu gato en todo momento, aunque no tenga ganas de beber, ya que la deshidratación es la principal culpable de la aparición de la fiebre.

Consejos para prevenir el resfriado de tu gato

Aunque no existe un remedio para evitar definitivamente que tu gato caiga resfriado, sí que existen una serie de ayudas que te permitirán reducir las posibilidades de resfriado:

  • Buena alimentación para mantener su sistema inmunológico en las mejores condiciones.
  • Mantén limpio y aseado el lugar en el que más tiempo pasa tu gato al cabo del día.
  • Comprueba que tu gato tenga todas las vacunas que le correspondan.

En definitiva, si crees que tu gato puede estar resfriado, lo más recomendable es que acudas a tu veterinario cuanto antes, para que te dé un diagnóstico al respecto, y así puedas tomar las medidas adecuadas.

Síntomas de resfriado

Los resfriados de los gatos son producto de un virus que se aloja en su sistema respiratorio.

Si bien la enfermedad es altamente contagiosa, los agentes que la producen tienen un tiempo de vida muy corto cuando se encuentran en el ambiente. Sin embargo, dentro del organismo de nuestra mascota pueden vivir mucho tiempo, siendo en algunos casos un mal crónico.

El rinovirus produce en el gato una sintomatología similar a la que presentan los humanos con la gripe común, y la mayoría son provocados por el calcivirus o por el herpesvirus felino. Los síntomas que se presentan son:

  • Estornudos, como respuesta involuntaria del organismo para expulsar al virus del sistema nasal.
  • Secreción nasal debido a la irritación. En caso de que esta sea excesiva o tenga un tono rosado o muy espeso, lo mejor es consultar al veterinario, pues no es común con el resfriado.
  • Lagrimeo o conjuntivitis. Es común que se presente cuando la enfermedad ha avanzado como una reacción secundaria al virus nasal.
  • Respiración por la boca, debido al taponamiento de las vías nasales.
  • Inapetencia.
  • Cansancio y decaimiento.
  • Fiebre.

Si tu gato, después de un tiempo, empieza a presentar tos, vómito, secreciones nasales oscuras o fatiga quiere decir que la enfermedad ha avanzado y puede ser un desencadenante de afecciones más graves, así que lo mejor es que reciba tratamiento veterinario.

Como tratar el resfriado en casa

Si el veterinario ha determinado que la condición de tu gato no requiere mayor atención, puedes ayudarlo teniendo en mente estos sencillos consejos:

    Si tienes la posibil >En caso de que no cuentes con uno puedes abrir el chorro de agua caliente en la ducha durante unos minutos y dejar tu gato en el baño para que respire el vapor. Eso sí, prepáralo para el cambio de temperatura y no lo dejes salir de inmediato, pues el golpe puede afectarlo.

    H >Lo ideal es que le busques un lugar cálido y cómodo para que pueda descansar a gusto.

    Dale alimentos olorosos para que se le estimule el apetito, esto lo ayudará a comer y recuperarse de una manera más ráp >

Mi gato tiene mocos y respira mal

Los bufidos en tu gato, la presencia de mocos verdes en su naricilla o una respiración abrupta, son los primeros signos de que tu gato puede tener gripe. Esta enfermedad se contrae a causa de un virus que porta otro gatete. Leyendo esto pensarás: ‘si alejo al mío de cualquiera que parezca enfermo, no habrá problema’, ¿verdad? El fallo de ese plan es que aunque uno ya la haya pasado puede ser igualmente portador del virus y contagiárselo al tuyo, si nunca la ha pillado.

Como virus que es, no hay una cura directa para la gripe. Existen vacunas para ella, eso sí, pero aplicar antibióticos para intentar combatirla es inútil. La misión de estos es evitar que las bacterias oportunistas entren en su cuerpo por culpa del debilitamiento que provoca esta enfermedad, por eso la vacuna y la prevención es la única manera de curar la gripe de tu gato. Tienes que adelantarte a ella.

¿Hay medicamentos para el resfriado de un gato?

El problema que tiene esta gripe es que puede causarle heridas y llagas en la nariz o en la boca. Estas pueden acabar causando una infección grave que puede degenerar en una enfermedad crónica. No suele ocurrir, pero es posible. Por ello, la mejor opción, siempre que tu felino presente gripe, es ir al veterinario.

El especialista te dará medicamentos para aliviarle los síntomas y te ayudará a mantener su sistema inmune fuerte. Recuerda que siempre que un animal contrae un virus se pone a prueba su salud. Si antes de contraerla comía bien, bebía adecuadamente y era un gato feliz, es mucho más probable que se cure antes de la gripe que otro.

Lo que nunca has de hacer, bajo ningún concepto, es darle medicamentos indicados para humanos. Si lo haces, solo conseguirás envenenarlo, provocarle posibles fallos renales y empeorar su situación. Pero eso no quiere decir que no esté en tu mano ayudarle en su recuperación, ¿cómo? Te lo contamos a continuación.

Mi gato respira mal y no come por culpa de la gripe

Lo que has de conseguir es que coma. Tu gato necesita alimentarse bien para que las vitaminas y los nutrientes le den todas las fuerzas que necesita para expulsar el virus de su cuerpo. El problema es que si su nariz está taponada y llena de mocos no percibirá el olor, así que no la comerá o se aburrirá muy rápido de ella porque no le sabrá a nada.

Para esta situación te recomendamos que escojas recetas naturales de comida casera templadas. Recuerda que nunca has de echarle sal a estas recetas, que es clave saber qué puede y que no puede comer un minino, que nunca ha de estar caliente, sino templado, y que no puede tener nada que pueda quedarse atascado en su garganta, como un hueso. Te recomendamos que consultes con nuestros dietistas online indicando raza, peso y edad para no equivocarte y darle lo que necesita.

Mi gato hace un ruido como si se ahogara por el resfriado

Si la cantidad de moco es muy alta hay dos trucos que le ayudarán. El primero es que tengas siempre a mano una gasita limpia para retirarle el exceso que le sale de la nariz. La suciedad no es nada buena en estos casos. Además de esto, llévalo a tu baño, cierra la puerta y pon el agua caliente. El vapor que se producirá le abrirá las fosas nasales y le ayudará a respirar, lo que a su vez lo volverá a animar a comer.

Otra solución es que mezcles un poquito de sal con agua y se la apliques en la nariz, eso le ayudará a despejarse. De todas formas, puede que esto le moleste así que no insistas si rechaza el tratamiento. Además de esto, aléjalo de las corrientes fuertes de aire y mantén la casa calentita todo el tiempo que dura la enfermedad.

Mi gato tiene gripe, ¿cómo lo curo?

En resumen, como la gripe se contagia por un virus, lo primero que tienes que hacer es acudir a tu veterinario para que te dé medicamentos para aliviar los sintomas, sobre todo aquellos que puedan provocarle heriditas. Tras ello, sigue nuestros consejos en caso de que no quiera comer, porque hacerlo es clave para que se cure. Si tienes cualquier duda, nuestros veterinarios online están disponibles para ti las 24 horas del día.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Pin
Send
Share
Send
Send