Animales

Por qué mi perro no engorda: motivos y soluciones

Pin
Send
Share
Send
Send


Mi perro está muy delgado pero come bien… ¿qué le pasa? Si te ha surgido esta duda, su delgadez puede deberse a que come menos de lo que le corresponde o a que tiene alguna enfermedad que no le permite engordar. En ambos casos, ¡debemos solucionarlo!

Por eso, desde Wakyma, te contamos todas las posibles causas que pueden estar provocando que tu perro no engorde. ¡Y sobre todo, cómo ponerle remedio!

Peso perfecto

Ni las costillas ni las vértebras pueden verse a simple vista, aunque cuando tocamos la zona abdominal o la espalda podemos sentirlas con facilidad. Si tu perro es un galgo no te preocupes porque son perros de consitución delgada y se puede ver la última costillas a simple vista.

Se verán tanto las costillas como los hueso, y la vértebras. Si miramos nuestro perro desde arriba lo veremos con facilidad. Si en la zona abdominal tocamos y no notamos grasa abdominal nuestro amigo está por debajo de su peso.

mi cachorro no engorda

Hola, tengo un cachorro de cinco meses y no para de comer, pero es que yo cada vez lo veo más delgado. Come pienso para cachorros. ¿Qué le puedo dar más para que engorde? gracias

Hola María del Mar:

Antes de nada, deberías acudir a tu veterinario para que comprobara que tu cachorro se encuentra en buen estado de salud y está correctamente desparasitado contra vermes internos. En algunas ocasiones, las parasitaciones abundantes por vermes internos causan malnutrición como síntoma más preponderante. Si todo está correcto y tu cachorro está debidamente desparasitado, entonces deberías valorar si el alimento que actualmente le administras es suficiente, tanto en su composición como en su ración. Ten en cuenta que, en las tablas de dosificación al dorso del envase, las cantidades que aparecen son orientativas y se pueden aumentar en un 10% según las necesidades del animal. Mientras tanto, puedo recomendarte un pienso que va muy bien para todo tipo de cachorros, tanto por su composición como por sus resultados. Está elaborado con materias primas de excelente calidad aptas para consumo humano y seguro que a tu cachorro le sienta muy bien. Espero haberte sido de ayuda.

Cómo saber si mi perro está por debajo de su peso ideal

Antes de entrar en estado de alarma debes asegurarte de que algo va mal y, para ello, es muy importante conocer bien la raza de tu perro. ¿A qué nos referimos? Pues bien, nos referimos a que cada raza tiene unas características de tamaño y peso estándar que nos pueden servir como guía, tanto para saber si nuestro perro está por debajo de su peso ideal o si, por el contrario, sufre sobrepeso.

Por otro lado, hay ciertos valores generales que pueden englobar a las diferentes razas de perros teniendo en cuenta su tamaño.

( Foto via: cloudfront)

Si nos guiamos por este factor podemos decir que las razas de perro toy suelen pesar entre 1 y 6 kilogramos, las razas denominadas pequeñas pesarán entre 5 y 25 kilos, las medianas estarán entre los 14 y los 27 kilogramos, las razas de perros grandes tendrían un peso que variaría entre los 21 y los 39 kilogramos y, por último, los perros de razas consideradas gigantes pesarían, nada más y nada menos, que entre 32 y 82 kilos.

Sin embargo, como hemos dicho, lo mejor es conocer la raza concreta de tu perro y su edad para valorar si realmente está más delgado de lo que debería.

Mi perro está muy delgado pero come bien, ¿por qué?

(Foto via: telegraph)

Algunas de las causas que pueden provocar que tu amigo perruno esté más delgado de lo habitual son:

  • Alimentación inadecuada: insuficiente o de poca calidad. Lo primero que debes plantearte en estos casos es… ¿le estoy dando la alimentación que necesita? Recuerda que una de las cosas que ayudan a que tu perro tenga una salud de hierro es justamente la alimentación. La comida que compres a tu mascota debe contener todos los nutrientes esenciales para que se mantenga sano. Para ello, debes comprar un pienso acorde a su edad y raza y de buena calidad. En nuestra Wakytienda encontrarás una amplia variedad de piensos específicos para cada raza. Pero esto solo no basta, y es que por muy buena que sea la comida que ofreces a tu perro, si se la das en raciones menores a las que le corresponde, será imposible que coja peso, ya que no se está alimentando correctamente. Asegúrate de darle la cantidad adecuada, con la frecuencia indicada.
  • Consumo excesivo de energía. El ejercicio es muy necesario para nuestras mascotas, pero siempre debe estar adecuado a sus características para no sufrir daños. Además de eso, un perro que sea muy activo tiene que alimentarse de manera correcta, con una dieta que le aporte más nutrientes que si fuese un perro sedentario. ¡Tienes que cuidar bien la dieta de tu peludito imparable! Y si, en general, tienes alguna duda sobre la cantidad exacta que darle a tu perro, no dudes en consultar al veterinario.
    Ocurre lo mismo con las mamás lactantes: estas gastan cantidades de energía muy altas y necesitan que esa energía sea devuelta a través del alimento correcto. Si no es así, pueden no engordar.
  • Enfermedades. Hay algunas patologías que pueden hacer adelgazar a tu perro. Si piensas que tu mascota puede tener algún problema de salud, ¡llévale cuanto antes al veterinario! Entre las enfermedades más comunes que pueden hacer que tu perro pierda peso están el cáncer, el hipertiroidismo, la enfermedad de Addison y la diabetes.
  • Los parásitos internos. Los parásitos internos se comen los nutrientes que ingieren nuestras mascotas, por lo tanto, por mucho que tu perro coma, nunca tendrá sus necesidades cubiertas para engordar. ¡La desparasitación, tanto interna como externa, es muy importante!

Mi perro está muy delgado

Antes de determinar si tu perro está demasiado delgado debemos conocer las características de la raza. No todos los perros son iguales y por lo tanto cada raza tiene un cuerpo y un peso diferente.

Si acabas de adoptar a tu perro y viene de la calle o ha tenido problemas, es normal que al principio no coma con regularidad. Es importante espaciar sus comidas, en pequeñas cantidades hasta que recupere su peso. No es recomendable sobrealimentar al animal. En poco tiempo observarás mejoría.

Si tu perro ha empezado a perder peso sin motivo aparente, está fatigado y se le pueden ver las costillas a simple vista es probable que tenga un problema. Para saber si es así debemos conocer el peso ideal de nuestro perro.

La obesidad es un problema que afecta hoy en día a muchos perros. Por este motivo se han estudiado los valores de índice de la masa corporal en perros. Estos valores nos indican el peso ideal de un perro de determinada raza o tamaño. Es muy útil conocer este dato no solo para determinar si tu perro está demasiado delgado, sino también para controlar que no se pase de su peso.

Dependiendo del tamaño de tu perro el peso ideal se encuentra entre los siguientes valores:

  • Razas toy: 1-6 kg
  • Razas pequeñas: 5-25 Kg
  • Razas medianas: 14-27 Kg
  • Razas grandes: 21-39 Kg
  • Razas gigantes: 32-82 Kg

Estos valores nos dan una idea aproximada de lo que debe pesar nuestro can. Puedes informarte sobre el peso específico para la raza de tu perro. Algunos ejemplos son los siguientes:

Si tu perro está por debajo de estos valores debe ganar peso.

Quiero que mi perro engorde, ¿qué puedo hacer?

(Foto via: cesarsway)

Lo primero que deberías hacer SIEMPRE si notas que tu perro está muy delgado es acudir al veterinario, ya que, como hemos visto, entre las causas de esa delgadez se encuentran ciertas enfermedades que se deberían tratar a tiempo si no queremos que nuestro perro muera.

Si en la clínica veterinaria han determinado que no sufre ninguna patología grave, entonces esa delgadez se deberá a la mala alimentación o al exceso de ejercicio.

Ante esto, lo ideal es que, si se trata del primer caso, tomes las siguientes medidas:

  • Compruebes si la dosis que le estás dando a tu mascota es la correcta. ¿No lo es? Entonces ve aumentándola progresivamente hasta llegar a la cantidad adecuada.
  • Cambies su comida a una de mejor calidad. Si el alimento que dabas a tu mascota no es de calidad, lo mejor es que cambies a uno de calidad superior.

Si el problema es el ejercicio excesivo entonces:

  • Adapta el ejercicio a sus necesidades. ¿Es un perro deportista profesional? Si no lo es, quizás esas caminatas y carreras tan largas le pueden estar afectando.
  • Si es un perro deportista, entonces el problema puede ser que no esté recibiendo la cantidad de comida que requieren sus necesidades. Piensa que necesita un aporte calórico superior al normal.

¿Has intentado que tu mascota engorde y lo has conseguido? ¡Cuéntanoslo!

¿Por qué mi perro no engorda?

Las principales causas por las que un perro no engorda o está más delgado de lo que debería son las siguientes:

  • Mala alimentación

Una mala alimentación, que no aporte la energía necesaria para tu perro puede provocar insuficiencias graves. Piensos inadecuados, de baja calidad o una cantidad escasa harán adelgazar a nuestro perro rápidamente.

Pueden surgir problemas como la IBD (Enfermedad intestinal inflamatoria) que impide absorber los nutrientes correctamente.

  • Enfermedades o trastornos

Los parásitos intestinales pueden causar mucho daño a los perros. Es importante desparasitar interna y externamente al animal cada tres meses.

Hay algunas enfermedades que hecen adelgazar a nuestro perro con rapidez. Afectan a la toma de nutrientes y, por eso, es importante acudir al veterinario si observamos a nuestro perro adelgazar drásticamente. Algunas de las enfermedades que provocan delgadez son:

  1. Diabetes: los cambios de peso son muy drásticos. La falta de insulina provoca graves deficiencias en la toma de nutrientes.
  2. Enfermedad de Addison: pérdidas de peso acompañadas de vómitos.
  3. Cáncer
  4. Enfermedades relacionas con la tiroides
  • Exceso de ejercicio

El exceso de ejercicio si no va acompañado de una dieta acorde puede provocar desequilibrios. Perros en fase de crecimiento o perras lactantes no deben hacer consumos excesivos de energía. Si nuestro perro es muy activo, debemos incrementar la cantidad de comida. Siempre adaptándose al nivel de ejercicio realizado.

¿Qué puedo hacer para que engorde?

Para aumentar el peso de nuestro perro debemos elegir un pienso de calidad. Considera el tamaño, edad y actividad física que realiza tu perro para seleccionar el más adecuado para él. Cuando lo tengas, dale la cantidad recomendada y compara con la cantidad que dabas anteriormente. Si la diferencia es muy grande, aumenta de forma gradual la cantidad. Así evitarás diarreas y problemas digestivos.

El hígado, rico en hierro y vitaminas puede ayudar a tu perro. Puedes dárselo de ternera o pollo cocido, varias veces a la semana mientras está ganando peso. Ten en cuenta que los alimentos enlatados contienen una gran cantidad de agua, por lo que suelen contener menos calorías.

Mientras gana peso, no lo sometas a un ejercicio excesivo. Los paseos diarios serán suficiente, así dedicará toda su energía a recuperarse y almacenar algo de grasa. Por otro lado y como hemos dicho antes, la desparasitación es fundamental para la salud de nuestro perro.

Si tras aplicar todos estos consejos tu perro no gana peso, acude a tu veterinario para que puede determinar si padece alguna enfermedad que afecte a su metabolismo. Si no es así una dieta de engorde y suplementos vitamínicos deberían ser suficientes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi perro no engorda, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas para engordar.

Causas del por qué no engorda tu perro

La causa principal puede ser una mala alimentación o que los alimentos que coma no tienen los nutrientes necesarios. Es muy aconsejable mirar que tipo de pienso está comiendo nuestro perro, y mirar las propiedades que tienen porque la mayoría son de muy mala calidad. No hay más que ver que en alguna ocasión le hechas el pienso y tan solo lo huele y no prueba bocado.

Una pequeña dosis también puede ser el motivo por lo que debemos estar atentos de revisar cuando le falte comida a nuestro fiel amigo. Un perro con mayor actividad por regla general tiende a comer más que uno que es más tranquilo. Otra de las causas, puede ser que el nutriente de lo que le estamos dando no sea absorbido de la forma correcta. Un posible problema de páncreas puede ocasionar que el animal no cree las enzimas necesarias para realizar una buena digestión, y por consiguiente no aprovecha todos los nutrientes necesarios.

Una enfermedad intestinal puede ser otro de los motivos. Este tipo de enfermedad puede ser inflamatoria. El síndrome del colon irritable o una pared intestinal afectada por algún tipo de infección. Los molestos parásitos pueden ser también alguna de las causas de porque nuestro perro no engorda. Se alojan en los intestinos y absorben los nutrientes.

La diabetes en los perros es una enfermedad muy común, y tienden a perder peso de manera muy drástica. La falta de insulina creada por el páncreas hace que los nutrientes no se transformen en energía. El síndrome de Addison puede hacer que nuestro perro vomite o tenga diarrea, de ahí la pérdida de peso.

Es complicado de diagnosticar porque los propios veterinarios pueden dudar con otro tipo de enfermedades, no obstante con un buen estudio médico darán con la solución. Enfermedades relacionadas con la tiroides hacen que nuestro perro pueda tener un metabolismo muy superior al de un perro en perfectas condiciones, lo cual provoca que sus nutrientes sean insuficientes y acarrear esa pérdida de peso.

Cuando observemos que nuestro perro no actúa como siempre debemos llevar un control más exhaustivo de lo que come o bebe para así poder dar con una solución inmediata. Si tu perro tiende a estar para arriba y para abajo, en el campo y tiene un gasto calórico importante recuerda que debes aumentar su porción de comida.

Soluciones para que mi perro engorde

Antes de nada, asistir a un veterinario para que haga un estudio y encontrar el origen del problema. Administrar comida dos, tres o cuatro veces al día y que este hidratado constantemente. Lo segundo, es desparasitarlo. En la clínica veterinaria venden unas pastillas que si las mezclas, pero con un trozo de salchicha pequeño nuestro perro se tomará la medicina.

En unos dos o tres días veremos una mejora. No someter a nuestro perro a muchos esfuerzos hasta que esté recuperado del todo. Un poco de reposo no le vendría mal. Si después de estas soluciones no mejora, incluso empeora hay que llevarlo inmediatamente a un veterinario. Cualquier señal que notemos fuera de los normal se lo contaremos al veterinario para así llegar a una solución lo más rápido posible.

Como ya hemos dicho los galgos nos perros de complexión delgada, asimismo, el Galgo Italiano, el Chihuahua, el basenji, el Whippet y Borzoit también son perros más delgados que por ejemplo un Chow Chow o un San Bernado. En definitiva, observa como actúa y analiza su comportamiento.

¿Por qué mi perro está adelgazando?

En líneas generales, un perro de raza pequeña o mediana puede pesar hasta ventiséis kilos, uno de raza grande puede llegar a los cuarenta y los que pertenecen a las razas gitantes pueden llegar hasta los ochenta kilos. Estos datos son solo aproximados y varían mucho en función de los años que tenga y del perro en sí. Es por ello que te recomendamos que nos dejes una consulta online en lugar de mirar por internet, no vaya a ser que te equivoques y lo hagas engordar más de la cuenta.

Para empezar a sospechar que está demasiado delgado para su salud, además de contar con nuestros especialistas, has de tocarle en la zona de las costillas, ¿se ven a simple vista y puedes palparlas? Entonces lo más posible es que necesite los consejos que te vamos a dar a continuación.

Los motivos por los que está adelganzando pueden estar causados por una enfermedad, una mala alimentación o un exceso de ejercicio, sumado a la ingesta de una menor cantidad de comida de la que necesita. Empecemos por los casos más comunes.

Mi perro está muy flaco y no quiere comer

Si tu perro no quiere comer lo que le pones en el plato, notas que le cuesta mucho hacerlo o aunque la coma no engorda, has de cambiarle su rancho. Esto no lo saben los PetLovers novatos, pero hay una diferencia brutal de calidad entre el pienso que le compras barato en el súper y el que en realidad tiene que comer.

Cambiar de alimentación es el primer paso para que coja peso, pues comerá proteínas de alto rendimiento, nutrientes y minerales. Es decir, no hace falta comprar pienso para engordar a tu perro ni vitaminas, solo has de preocuparte de que sea uno pensado especialmente para él y para su consumo de energía.

Enfermedades más comunes por las que tu perro está perdiendo peso

Aunque pongamos esto al final del artículo, lo cierto es que antes de ponerlo a dieta de aumento de masa corporal lo adecuado es que confirmes que no está sufriendo una enfermedad. En la mayoría de los casos, si la perdida de peso está asociada a una patología, no solo adelgazará, también estará triste, decaído y es posible que presente dolores o síntomas de estrés.

El cáncer está asociado a la pérdida de peso. Los más comunes son los de piel, huesos y el linfoma, mientras que el de mamá, también muy común, suele asociarse con una ganancia del mismo. Si la delgadez aparece con depresión, sueño, dolor y fiebre puede que tenga cáncer. Por supuesto, no siempre estos síntomas son de esta enfermedad, pero sí que has de comprenderlos como una alerta para que lo lleves al veterinario.

Una diabetes o una enfermedad de la tiroides suelen estar relacionadas con un cambio de peso repentino, así que esta será la pista para sospechar de que son las culpables. Si tiene vómitos puede tratarse de la enfermedad de Addison.

En resumen: si tu perro pierde peso y además está febril, triste, deprimido o muestra molestias en alguna parte de su cuerpo, no le sometas a ninguna dieta, consulta con un veterinario. Sin embargo, si está de buen humor y solo lo notas más delgado, contacta con nuestros veterinarios online para averiguar su peso ideal y consíguele una mejor alimentación para que lo logre.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Posibles causas de la pérdida de peso

Las causas de pérdida de peso en las mascotas pueden ser muy variadas. Entre las más comunes se destacan: una alimentación pobre en nutrientes, la presencia de parásitos, el estrés del animal ante una situación en concreto, entre otras condiciones. A continuación te comentaremos cada una de estas con mayor detalle.

1. Parásitos intestinales

Cuando un perro sufre de parásitos intestinales, tiende a bajar drásticamente de peso en un lapso de tiempo corto. La delgadez extrema está causada por el robo de nutrientes de los parásitos cada vez que el perro realiza una comida.

Sin embargo, los parásitos también pueden provocar hinchazón, por lo que la delgadez extrema muchas veces puede estar solapada por esto. Es muy importante que revises a tu mascota de cerca y te fijes si se le marcan las costillas. De ser así, será necesario visitar de inmediato al veterinario.

2. Nerviosismo o estrés

Aunque esta es una de las causas más difíciles de notar, suele ser una de las más comunes. Los cambios en el entorno o en los hábitos de la mascota pueden incidir negativamente en ella, a tal punto que deje de comer por nerviosismo, estrés o depresión. Por lo general, esto resulta más evidente cuando ha ocurrido una separación y la mascota experimenta un duelo.

1. Alimentos de calidad

A veces no es importante la cantidad de los alimentos, sino la calidad, esto tampoco significa que se deba recurrir a lo más caro. Pero sí significa que hay que preocuparse por buscar aquellas opciones que ofrezcan una nutrición completa que pueda brindar una dieta balanceada al perro.

Aquellos alimentos que contengan, por ración, entre un 12 y un 23% de proteínas, serán una buena opción para los perros. Las proteínas también se pueden obtener de carnes y grasas pero no hay que abusar de ellas.

Existe comida especial para ayudar a engordar a aquellos perros enfermos que también son una buena opción, puesto que están reforzados con vitaminas y minerales que su cuerpo necesita. Una vez terminada la comida, hay que procurar buscar un pienso rico en nutrientes para no empobrecer la dieta nuevamente.

2. Comidas más apetitosas

Si no consigues que tu perro se coma su pienso, puedes mezclarlo con su alimento favorito, como un poco de pollo, ternera, res o incluso un poco de caldo de carne. También se pueden introducir algunos trozos de snacks caninos y otras delicias que inviten al animal a comer.

3. Enzima vegetal

La enzima vegetal la suelen prescribir los veterinarios en ciertos casos. Normalmente viene en formato de píldora, cápsula o pasta. Su función es ayudar a restaurar y mantener la salud del sistema digestivo del perro, además de aumentar la cantidad de nutrientes que el perro pueda absorber cada vez que realice una comida.

4. Frecuencia de las comidas

También es importante tener en cuenta el orden y cumplimiento de los horarios de comidas. Mientras más se respeten los horarios, en menor cantidad de tiempo el perro conseguirá engordar y recuperarse. Por otra parte, hay que tener en cuenta que, según la edad de la mascota y su condición, el número de comidas variará.

5. El agua es muy importante

Un buena dieta debe estar complementada por la ingesta correcta de agua. Sin la cantidad de agua necesaria, el organismo del perro no podrá funcionar correctamente y la absorción de nutrientes no podrá llevarse a cabo. Es imprescindible mantener la suficiente cantidad de agua fresca para el perro, para que pueda beberla cada vez que lo necesite.

6. El ejercicio físico

Siempre y cuando el veterinario lo autorice, será necesario complementar la dieta y la hidratación del perro con una rutina de ejercicios apropiada. Esto tiene como finalidad fortalecer su organismo y, por supuesto, abrirle el apetito para que consiga engordar hasta llegar a su peso ideal.

Presta atención a las indicaciones del veterinario y, en poco tiempo, conseguirás restaurar la salud de tu mascota. Recuerda que, más vale invertir en tiempo y en hacer las cosas con paciencia que pretender una mejoría de la noche a la mañana.

Pin
Send
Share
Send
Send